Imagen de archivo del Centro de Internamiento de Extranjeros de Aluche, Madrid
Imagen de archivo del Centro de Internamiento de Extranjeros de Aluche, Madrid - EFE

Se fugan 13 inmigrantes del Centro de Internamiento de Extranjeros de Aluche

La Policía sigue buscando a ocho de los fugados, la mayoría de nacionalidad argelina, del centro que alberga a 176 internos

MadridActualizado:

Trece inmigrantes se han fugado la noche de este miércoles del Centro de Internamiento de Extranjeros (CIE) de Aluche (Madrid), la mayoría de ellos de nacionalidad argelina, según han informado a Efe fuentes policiales. Los agentes arrestaron a tres de ellos en los instantes posteriores a la fuga y luego a otros dos internos en horas posteriores.

Las mismas fuentes han precisado que la fuga se ha producido después de la cena, cuando los internos del CIE se dirigían a las zonas de descanso, momento en el que un grupo de ellos ha rodeado a un agente de la Policía y le ha arrebatado la tarjeta de seguridad con la que se abren las diferentes dependencias del centro.

«Esta ya es la enésima fuga del CIE de Aluche, en donde incomprensiblemente los mandos responsables del centro permitieron alojar a 60 argelinos en la misma planta con el riesgo que conlleva crear guetos dentro de dichas instalaciones», ha aseverado el colectivo Alternativa Sindical de Policía.

Además, denuncia que existe una falta de agentes y de medios materiales y ello provoca situaciones como la vivida ayer cuando, según sostiene, había 9 policías para asegurar la integridad de 176 internos.

Por su parte, el portavoz del Sindicato Unificado de Policía (SUP), Ramón Cosío, ha advertido hoy que si no aumentan los recursos humanos de los Centro de Internamiento de Extranjeros y no hay reformas legislativas se repetirán «sistemáticamente» fugas como la registrada ayer.

«Un día quizá tengamos que lamentar otro tipo de desgracia, que ya no tenga solución, será entonces cuando los políticos pongan un poco de interés», se lamenta Cosío en declaraciones a Efe Radio tras denunciar que los gobiernos sólo se acuerdan de los CIE cuando aparecen en los medios porque ha habido un motín o una fuga.

El día a día en los CIE, apunta Cosío, es «bastante desagradable» y la situación es «muy tensa»: «Es uno de los peores destinos para los policías, sin incentivos económicos o profesionales».

No hay que olvidar que no son presos, que se trata de personas que están en muchos casos a la espera de ser expulsados y devueltos a sus países de origen, de diferentes nacionalidades y etnias y, en algunos casos, con antecedentes policiales o penales, con lo que la convivencia y el trabajo de los policías es «muy difícil».

Si a esa situación se suma que en muchos ocasiones las plantillas están por debajo del 70%, advierte Cosío recordando que los policías también se cogen vacaciones, «el interno se ve con posibilidades de escaparse y lo intenta».

Además, añade, fugarse «les sale gratis, no tienen nada que perder»; una vez detenidos tras haber huido, vuelven al CIE y siguen a la espera de expulsión.