Ayuso y Martínez-Almeida muestran su alegría en una ventana de la calle Génova - IGNACIO GIL

Ayuso se ve presidenta y no descarta a Vox en el Gobierno: «¿Y si no hay otra alternativa?»

Los populares gobernarán, junto con el resto de fuerzas conservadoras, los dos principales bastiones, pero las grandes ciudades se las queda el PSOE

Elecciones 2019, en directo: sigue las reacciones y descubre todos los ganadores del 26M

Elecciones Madrid 2019: últimas noticias en directo

MadridActualizado:

La candidata popular a la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, se ve presidenta del Gobierno regional de Madrid. Y no descarta que en este ejecutivo entre Vox porque, como señalaba en entrevista en la Cadena Ser, puede no haber otra fórmula: «¿Y si no hay otra alternativa?». El mapa político de Madrid se volvió rojo, el color corporativo del PSOE. Pero, paradójicamente, este partido no gobernará ni en la Comunidad de Madrid ni en el Ayuntamiento, donde el bloque de la derecha ha sumado más que el de la izquierda y se hará con el poder en ambas instituciones, las más potentes de la región.

Se han iniciado los movimientos entre partidos del bloque conservador conducentes a los pactos de gobierno, necesarios tras unos resultados tan fraccionados. Díaz Ayuso anuncia su intención de hablar con Ciudadanos y con Vox, mientras que el número uno de la formación naranja, Ignacio Aguado, sólo hablará con los populares, y deja el «trabajo sucio» de entenderse con Vox al PP.

El partido que encabezaba en la Comunidad Rocío Monasterio, Vox, no está dispuesto a que se les ningunee como ha ocurrido en otras ocasiones, y así lo han dejado entrever este mismo lunes. No descarta exigir su entrada en el gobierno, y pide en todo caso que se acaben los «cordones sanitarios» hacia su formación, que se ha alzado con doce diputados en la Asamblea madrileña.

Un panorama similar es el que se da en el Ayuntamiento, donde Martínez-Almeida (PP) deberá pactar con Ciudadanos (Begoña Villacís) y con Vox (Ortega Smith) para formar gobierno. El líder popular y posible futuro alcalde es partidario de gobernar con Cs y contar con el apoyo de Vox, mientras que Villacís sigue la política de su partido y prefiere hablar sólo con los populares, algo que sería inoperante porque la suma no da si no cuenta también con los votos de Vox.

La capital volvió a manos del PP, junto con Cs y Vox, gracias a los votos que se le escaparon a Manuela Carmena hacia la candidatura de Madrid en Pie Municipalista, la escisión que formaron los seis ediles que se fueron de su lado y plantearon una lista alternativa por desavenencias con las políticas de la regidora. Este resultado abre la puerta a un futuro gobierno municipal en el que se dibuja como alcalde José Luis Martínez-Almeida y que deberá contar también con Ciudadanos y Vox para salir adelante.

No hubo relevo

En la Comunidad, Ángel Gabilondo obtuvo un triunfo histórico -por los años que hacía que no lo conseguían en Madrid-, superando en dos puntos el porcentaje de apoyos de 2015, aunque luego se tradujo en el mismo número de escaños: 37. Pero no consiguió sumar con Errejón (20) y con Unidas Podemos (7); la división de la izquierda ha resultado finalmente letal para las aspiraciones de este bloque de relevar al PP al frente del gobierno después de 24 años consecutivos de ejecutivos conservadores.

El PP (30 escaños) cosechó unos resultados malos, con 18 diputados menos que en 2015 y una caída de once puntos porcentuales. No obstante, como el bloque de la derecha sí suma suficientes escaños como para gobernar, Isabel Díaz Ayuso podrá convertirse en la nueva presidenta regional, lo que deja en un segundo plano sus pobres datos. Además, logró superar en votos a Ciudadanos (26 diputados), evitando que les adelantaran como había ocurrido el 28-A.

Ignacio Aguado, el líder de la formación naranja, estaba no obstante muy contento con sus datos: supone 9 escaños más, un 50 por ciento por encima de los obtenidos en 2015. Ahora llega el momento de la negociación de las condiciones para entrar en el gobierno del PP, unas conversaciones en las que va a tomar un papel protagonista el expresidente autonómico popular, Ángel Garrido, ahora diputado de Ciudadanos.

Vox, con Rocío Monasterio como cabeza de lista, entra en la Asamblea con un 8,7 por ciento de apoyos y 12 diputados, una cifra nada desdeñable, y se convierte en llave de la gobernabilidad en la región: cualquier acuerdo entre PP y Cs deberá contar con su apoyo para salir adelante. Y esto afecta tanto a leyes como a la aprobación de los presupuestos de cada ejercicio.

Los resultados de las elecciones municipales en el conjunto de la región marcan un panorama en el que el PP sigue siendo el más votado (24,60 por ciento de apoyos- y mantiene 47 mayorías absolutas y 44 relativas -que fueron 61 y 57, respectivamente, hace cuatro años-. No obstante, el PP sólo tiene -sin contar Madrid- el gobierno de Torrejón, donde su alcalde Ignacio Vázquez repite la mayoría absoluta e incluso mejora los resultados de su antecesor, Pedro Rollán: logra nueve puntos porcentuales más y cinco concejales por encima de los que tenía.

Pierde el bastión del sur

No obstante, de las diez ciudades más pobladas de la región -y siempre sin contar la capital-, el PP sólo mantendrá el gobierno de Torrejón y el de Alcobendas: pierde Alcorcón y no recupera ninguno de los otros. De hecho, es el PSOE el que, a pesar de ser la segunda fuerza en porcentaje de votos (20,9 por ciento), se alza con 25 mayorías absolutas y 27 relativas -que fueron 16 y 14 en 2015- y gobernará en Móstoles, Fuenlabrada, Alcalá de Henares, Leganés, Getafe, Parla y Alzcorcón.

Ciudadanos gobernará con mayoría absoluta en La Acebeda. Vox, por su parte, se hace con un 7,67 por ciento de los votos en las municipales, que suman casi 250.000, muchos más de los 111.000 que consiguió Unidos Podemos sólo o coaligado con Izquierda Unida.