José Manuel Torralba, director general de Universidades (izq.) y Julio Contreras Rodríguez, vicerrector de Estudiantes de la Universidad Complutense
José Manuel Torralba, director general de Universidades (izq.) y Julio Contreras Rodríguez, vicerrector de Estudiantes de la Universidad Complutense

Las claves de la «nueva» selectividad en Madrid

Mismas materias, mismo formato e idéntico método de puntuación para una prueba cuyos contenidos esperaban con impaciencia 30.000 estudiantes

MADRIDActualizado:

Ni selectividad ni PAU: ahora, la prueba de acceso a la universidad en Madrid se llamará EvAU -evaluación de acceso a la Universidad-, y es un calco de la que se ha aplicado en los últimos años. Los responsables educativos de la Comunidad de Madrid y las seis universidades madrileñas han coordinado el nuevo modelo de acceso, cuyas pruebas tendrán lugar los días 6, 7 y 8 de junio, y entre el 12 y el 15 de septiembre en la convocatoria extraordinaria. Al hacerlo público, acaban con la incertidumbre de 30.000 estudiantes y sus familias, que veían acercarse las fechas de exámenes sin saber a qué tendrían que enfrentarse.

El año pasado se desarrolló la que toda la comunidad educativa consideró la última selectividad. El sistema, de acuerdo con la nueva ley de educación, LOMCE, iba a cambiar. Pero el curso se inició sin gobierno, y cuando éste finalmente se constituyó, estaba en una situación de minoría parlamentaria. En noviembre, se llegó a un acuerdo de los grupos políticos para cambiar la ley de educación por otra. Lo que llevó la incertidumbre a decenas de miles de estudiantes, con un curso iniciado y sin saber cómo sería la prueba de acceso.

Pactado con universidades

Madrid ha sido la primera comunidad en despejar la incógnita: en 114 días habrá un examen que será muy parecido, por no decir idéntico, al anterior, y que se ha consensuado con las universidades públicas de la región. Las pruebas serán en dos bloques: un primero que evaluará las materias troncales generales -Lengua y Literatura, Historia de España o Filosofía, Lengua Extranjera y la que corresponda a cada modalidad de Bachillerato-. De ahí saldrá el 40 por ciento de la calificación final. El 60 por ciento restante, hasta 10 puntos, se obtendrá de la media del Bachillerato. Hace falta un cinco como mínimo para obtener la calificación de acceso a la universidad.

Existe nuevamente la posibilidad de subir nota, hasta alcanzar los 14 puntos, de forma voluntaria con una nueva fase de examen: de hasta un total de cuatro materias optativas o de modalidad. Se podrá elegir entre materias cursadas o no cursadas. Las dos mejores notas que se obtengan en esta prueba se sumarán, una vez ponderadas de acuerdo con los coeficientes asignados, a la obtenida del bloque de asignaturas troncales.

Cada una de las pruebas de la EvAU tendrá un mínimo de dos y un máximo de 15 preguntas, y durará 90 minutos. Habrá un descanso mínimo de media hora entre el final de un examen y el inicio del siguiente. Se mantiene el distrito único: la nota de admisión será válida para todas las universidades públicas de la Comunidad de Madrid. Según explicó el vicerrector de estudiantes de la Universidad Complutense de Madrid, Julio Contreras, la EvAU «es heredera de lo que venía sucediendo». Algo que , a juicio del director general de Universidades, José Manuel Torralba, «dará tranquilidad a las familias».

«Que la hagan todos»

Los estudiantes de la anterior ley, la LOE -repetidores- tendrán como nota de acceso la media de su Bachillerato, sin necesidad de hacer el examen. Pero, como puntualizó el vicerrector, «una cosa es el acceso y otra la admisión»: ésta no se producirá, para estos repetidores, hasta que acabe la fase extraordinaria de septiembre. Las universidades recomiendan «que haga la prueba todo el mundo».Las universidades madrileñas reciben entre un 25 y un 30 por ciento de estudiantes procedentes de otras autonomías.