La calle Preciados, ayer por la mañana, abarrotada de gente en la primera jornada de rebajas - MAYA BALANYÁ

Unas rebajas de ida y vuelta

Miles de personas acuden al inicio del periodo clásico de ofertas en el centro para buscar gangas y devolver regalos

MadridActualizado:

Las tradicionales rebajas de invierno arrancaron ayer en la capital con la emoción de los Reyes Magos aún en el ambiente. Bajo el cielo diáfano, más propio de un día primaveral, miles de personas se echaron a la calle con el propósito de dar con las mejores oportunidades, pero también con la idea de devolver algunos de los regalos traídos -y fallidos- de Oriente. Calzado, ropa y complementos fueron los protagonistas de una jornada inicial de idas y venidas.

A las 10 de la mañana, El Corte Inglés de Sol dio el pistoletazo de salida con su famosa apertura de puertas post navideña. Allí, una de las primeras en madrugar fue Cristina. Ataviada con varias bolsas, esta joven de 20 años explicaba que las rebajas «son la ocasión perfecta» para devolver algunos regalos y ya de paso, «comprar otros más baratos». Una planta más arriba, Irene guardaba la cola en moda joven mientras sus hijas, de 10 y 14 años, estaban en deportes «viendo que se van a llevar a casa». «Mientras espero para devolver lo que no quieren, ellas están entretenidas. Si te digo la verdad, tengo bastantes ganas de irme cuanto antes», reconocía, sin perder ni un ápice el sentido del humor.

Cambios de ropa y calzado

En pleno inicio de la cuesta de enero, los pasillos del centro conformaron una postal de llamativas ofertas para todos los gustos. «Llevo 27 años trabajando aquí y esta vez, al coincidir el primer día de rebajas con un sábado, se ha notado bastante la afluencia», advertía la dependienta Encarni Valero, al tiempo que señalaba las operaciones más demandadas: «Ha venido mucha gente a devolver regalos, sobre todo cambios de ropa y zapatillas, por otras tallas». Hecho que corroboraron a continuación José Luis y María José, un matrimonio que apuraba la mañana tras acercarse desde el barrio de Aluche: «Nos da igual que haya descuentos, solo hemos venido a devolver varias prendas».

Jayson, por su parte, no tenía nada que entregar. «Pero sí muchas deportivas que adquirir; un par para mí y el resto para regalar», admitía. Una proposición generosa que, sin embargo, no le salió como esperaba: «Hace días que tenía echado el ojo a unas, pero al llegar me he dado cuenta que estaban sin rebajar», subrayaba, con cierto gesto de resignación.

De vuelta a la calle, en Preciados, una de las arterias comerciales por excelencia de Madrid, el trasiego de personas fue constante. «Aunque tampoco se ha notado más que estos días atrás», advertía un guardia de seguridad, a las puertas de un comercio. En este punto, son varias las tiendas que llevan más de una semana aplicando rebajas. En Springfield, por ejemplo, arrancaron el día 2, motivo por el cual «no han notado apenas la diferencia de demanda», sostenía una trabajadora. «Nuestro volumen de ventas aumentó considerablemente nada más entrar el año y, además, hemos aprovechado el tirón de Reyes para seguir en la misma línea», refrendaba.

Compras por internet

En el corazón de Gran Vía, entre la avenida de San Luis y la plaza del Callao, un reguero de viandantes deambularon de forma incesante cargados de bolsas de Zara, Primark, H&M o Stradivarius. «Hemos entrado en cinco tiendas y estamos bastante cansadas», confesaban, cigarro en mano, Helen y Virginia. «Estamos esperando a que termine nuestra madre, que justo cumple hoy 53 y todos los años tiene ilusión por venir», añadían, sin negar que si fuera por ellas no hubieran acudido hasta el centro. «Vivimos bastante lejos, en Torrejón, y encima compramos la mayoría de cosas por internet. Por lo que ahora tampoco nos hemos llevado mucho».

En la primera jornada de rebajas, el perfil de cliente fue diverso. Familias con hijos, parejas y abuelos con nietos confluyeron con personas que reconocieron que se las apañaban mejor solos. «El público ha sido predominantemente femenino, de entre 30 y 50 años», señalaron en una gran superficie de moda. Mientras, en otra de deportes se limitaron a apuntar que la medida de edad había oscilado entre 20 y 40.

Dentro de la carrera por acumular el mayor número de ventas, las oportunidades «hasta agotar existencias» fueron las primeras en atraer compradores. «Es normal que eso ocurra. No es lo mismo tener la seguridad de que un producto va a estar en el escaparate un mes, a creer que si no acudes los primeros días no lo vas a encontrar», indicaron en una boutique de belleza. Siguiendo con la teoría, la promotora de Dior, Alba Romero, incidió en que las ventas no han registrado grandes aumentos en comparación con las de Navidad: «El impulso ya es muy grande de antemano».

Periodo «oficial»

No obstante, el ciclo «oficial» de rebajas de invierno, que en función del comercio, podría extenderse hasta finales del mes de marzo, generará alrededor de 13.000 nuevos empleos en la Comunidad de Madrid, cifra que representa un 12 por ciento más que en el mismo periodo del año anterior.

Los sectores relacionados con el gran consumo como alta perfumería y cosmética, electrónica, juguetería, alimentación, distribución y retail, imagen y sonido, logística y transporte, e incluso hostelería y restauración, serán los que más puestos de trabajo generen. Mientras que las áreas con mayor número de contrataciones recaerán en atención al cliente y fuerza de ventas. Promotores, azafatos de imagen, teleoperadores o dependientes serán los puestos más buscados.