La alcaldesa Manuela Carmena es conducida por Marta Higueras junto a Íñigo Errejón en La N@ve de Villaverde - GUILLERMO NAVARRO | Vídeo: EP

Carmena y Errejón presentan sin Podemos su alianza electoral que aspira a ser más que «de izquierdas»

Durante su primer acto de campaña en la N@ve de Villaverde, en el que han repartido magdalenas entre los 1.500 asistentes, los candidatos han arremetido contra las «zancadillas de la Comunidad» en su gestión

Equo se suma a Más Madrid, mientras que en IU consuma la ruptura de cara a las elecciones del 26-M

MadridActualizado:

No le querían dedicar «tiempo a sí mismos» (en relación a la ruptura con Podemos e IU) «ni a lo que los demás (partidos) quieren ser», pero Manuela Carmena e Íñigo Errejón no han podido evitar lanzar esta mañana dardos al Gobierno de la Comunidad de Madrid –al que tildaron de «comité de oposición de la Puerta del Sol»– por «zancadillear» la gestión del Ayuntamiento. Entre magdalenas «caseras», canciones de Aretha Franklin y Los Chunguitos y alguna jota improvisada «a capella», unas 1.500 personas entre voluntarios y simpatizantes de Más Madrid han arropado en la Nave Boetticher de Villaverde a los candidatos durante su primer acto de campaña. «Estamos haciendo un Madrid de magdalenas. La gente nos pide más magdalenas», ha bromeado al inicio del acto la regidora, que ha echado halagos a su compañero: «La plataforma de Más Madrid es un acierto porque este chico sabe de política, qué bien habla», le ha regalado.

Mientras Errejón y Carmena se daban su primer baño de masas de esta precampaña, en otra sala de Arganzuela, Izquierda Unida convocaba una asamblea para desarrollar su programa de confluencia, al que por el momento sólo se sumarán los anticapitalistas (donde milita la edil Rommy Arce) y los impulsores de Bancada Municipalista (donde se ubican los concejales Montserrat Galcerán y Pablo Carmona). En ella no han participado los dos diputados de Equo y la delegada de Medio Ambiente, Inés Sabanés, que han preferido pasarse al bando de la actual alcaldesa. «Somos de izquierdas pero hay algo más importante, y es construir la justicia social y la igualdad de oportunidades. Eso no es solo para la gente que piensa como nosotros, sino para el conjunto de los madrileños, les emocione la bandera que les emocione», ha expresado Errejón para justificar su distanciamiento con Podemos e IU.

Errejón también ha hablado en clave nacional al reprochar que, de cara a las elecciones generales del 28 de abril, habrá «cigarras» que «harán ruido con grandes declaraciones rimbombantes» y que «no construirán nada». Frente a ello, apostó por las «hormigas que se ayudan y se comprometen con su ciudad». «Ahora que los reaccionarios nos quieren hacer retroceder 30 años, hay que decirles que Madrid es otra cosa», reprochó el candidato a la Comunidad.

El acto, que ha comenzado a las 11.30 horas y ha concluido cerca de las 2 de la tarde, ha estado cargado de mensajes y gestos de cara a su electorado. Tras hacer un largo alegato sobre la escuela pública que pretenden implantar, Carmena ha reprochado a la Comunidad que no hayan construido ni un centro de educación infantil y ha presumido de que su gobierno ha levantado trece. «Tenemos muchas discusiones con la oposición porque nos dicen que no hacemos nada. ¿Cuántas escuelas ha hecho la comunidad? Ninguna. Y nosotros trece, las mejores», ha reivindicado. Sin embargo, sólo cuatro de las trece prometidas han abierto en la fecha prevista, el 18 de enero, después de varios aplazamientos. El resto están por terminar. Su impulso fue una de las enmiendas que el PSOE lleva incluyendo en el acuerdo presupuestario desde 2016, dos años después, aún no han llevado a término su compromiso.

Respondiendo a una preguntas de un vecino a través de un vídeo, Carmena ha reivindicado que pretende «gobernar para todos», no solo para los suyos, algo que, afirma, comparte con Errejón. Y trató de mostrarse firme en sus políticas al asegurar que no le importa el coste electoral que le puedan suponer las multas a los infractores de Madrid Central. Por encima de todo: la ecología. «Cuando en política se hace lo que se debe no se miran los votos. Se hace lo que hay que hacer», ha subrayado.

La regidora ha reafirmado que hasta el último día que sea alcaldesa seguirá «haciendo lo que deba hacer», sin miedo a esa sensación de que «perder unas elecciones parece como un ERE y se tienen que ir a casa porque parece que no tienen donde caerse muertos». Carmena ha abogado por dedicar un tiempo a lo público sin entender la política como una «carrera interesada» porque, de lo contrario, «la política se pervierte y se deja perder la democracia, que hay que cuidarla hasta el final».