Coches siniestrados en una carrera ilegal - ABC

Batalla campal contra la Policía tras una carrera ilegal: «¡Saca la pistola y mata a esos cabrones!»

Una turba de veinte jovenes empujaron y tiraron piedras a los agentes, en Tetuán

MADRID Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Una patrulla de la Policía Municipal se vio envuelta en una batalla campal a manos de una marabunta de jóvenes que habían estado realizando una carrera ilegal en plena madrugada, en el distrito de Tetuán. Llegaron a destrozar, además, el vehículo de los agentes.

Los hechos ocurrieron hace unos días, sobre las doce y media de la madrugada, cuando los funcionarios fueron requeridos por la emisora para que se dirigieran a la altura de la calle de Sorolla, 19: se había producido un accidente tras observar un testigo que se estaban haciendo carreras ilegales entre varios coches en esa zona, La Ventilla.

Los policías se personaron allí y vieron un Opeal Astra oscuro, que estaba aparcado en sentido contrario, con la ventanilla bajada, el motor caliente y cuyo embrague olía a quemado, precisaron fuentes policiales a ABC.

«No nos da la gana»

Cuando los actuantes pasaron la matrícula por la emisora, observaron que al vehículo le faltaban el seguro y la ITV, y llamaron a la grúa. Uno de los sospechosos, de 18 años, manifestó entonces que él era el responsable del turismo. Llegó otro de los imputados, de 20. Les pidieron la documentación, para proceder a multarles, pero ambos sujetos se negaron a ello varias veces, alegando primero que no la llevaban y luego, espetando, directamente: «No nos da la gana», de manera totalmente chulesca.

Entonces, desde el parque cercano de la Ventilla, se empezaron a acercar más y más jóvenes, entre 15 y 20, y uno de ellos al grito de: «Cabrones, dadnos vuestros números, que os voy a denunciar, os he grabado con el móvil, hijos de puta».

Este sujeto también se negó a identificarse reiteradas veces, pero en el cacheo le hallaron la documentación. Cuando llegó la grúa municipal, los tres filiados se intepusieron ante ella y, al ir a apartarles, siguieron insultando a los agentes: «Hijos de puta, chulos de mierda, atreveos quitarnos el coche, cabrones».

Y, entonces, fue cuando se lio la gresca mayor. La muchedumbre rodeó a los actuantes, a los que empujaron. Uno de los detenidos lanzó un puñetazo a un policía, que logró esquivarlo. Tuvieron que sacar la defensa reglamentaria. Así, el grueso de los jóvenes retrocedieron hacia el parque, pero empezó a lanzar piedras de grandes dimensiones a los agentes, que impactaron contra el coche patrulla. Se tuvieron que parapetar tras él.

Los tres fichados, Cristian, Toufik y Adán, siguieron dando pedradas, y se escuchó al primer gritar a otro chaval: «¡Saca la pistola y mátalos!».

El responsable del coche, Álex, intentó interponerse entre sus amigos para que cesaran en su actitud violenta, pero tuvo que apartarse porque le iban a agredir también a él.

La patrulla policial tuvo que pedir refuerzos, porque seguía lloviéndoles adoquines. Estuvieron solos varios minutos y, según se desprende del atestado, «poniendo en riesgo su integridad». Cuando empezaron a escucharse las sirenas de los otros policías, paró el ataque y los agresores emprendieron la huida a la carrera.

Toufik huyó sin recoger el carné de conducir ni el DNI, y Álex sin la documentación de su coche. El testigo principal del suceso es el conductor de la grúa. Los investigadores, además, comprobaron que en ese punto hay un polideportivo que puede tener cámaras de videovigilancia que habrían grabado los hechos. El Opel Astra fue llevado al depósito municipal.

Desde la Asociación de Policía Municipal Unificada (APMU) se quejan de que este tipo de situaciones vienen derivadas de la escasez de personal en los distritos. Por ello, considera que los agentes agredidos deberían haber contado con más ayuda.