Algunos de los vecinos afectados, en una de las plataformas del parque Prado Ovejero
Algunos de los vecinos afectados, en una de las plataformas del parque Prado Ovejero - JOSÉ RAMÓN LADRA

La autorización de un macrofestival dinamita el Gobierno de Móstoles

La alcaldesa fractura el tripartito al publicar un decreto «irregular» para acoger el evento. Los vecinos afectados se manifestarán el próximo domingo

MadridActualizado:

Móstoles acogerá el próximo 8 de septiembre un macrofestival al aire libre de música techno y rap durante 17 horas ininterrumpidas. «Amanecer Bailando», como se le conoce, llegará al municipio rodeado de polémica y habiendo dinamitado, de forma inédita, el equipo de Gobierno. El tripartito formado por el PSOE (7 concejales), Ganar Móstoles (6) e Izquierda Unida (2) se ha resquebrajado después de que el pasado 16 de agosto la alcaldesa socialista, Noelia Posse (sustituta de David Lucas tras su dimisión en enero), aprobase vía decreto, a espaldas de parte del equipo, el convenio con la empresa Family Club Since 1995 S. L. y la autorización para que celebre su evento en el parque urbano de Prado Ovejero.

Ese mismo día, Asesoría Jurídica emitía un informe subrayando la ausencia de siete informes indispensables para poder dar luz verde al macrofestival que prevé un aforo de 20.000 personas. Ganar Móstoles pidió el expediente tras oponerse al desarrollo de la cita en este espacio de la ciudad de 205.614 habitantes, pero se lo negaron. Mañana comenzará el montaje de los escenarios en el parque y desde el PSOE no quisieron informar a este periódico si ya tienen en su poder todos los documentos requeridos.

Tanto los seis concejales de Ganar Móstoles (GM) como los residentes que sufrirán el acontecimiento a 50 metros de sus casas conocieron la decisión de la alcaldesa, también concejala de Festejos, por redes sociales. Miguel Ángel Ortega, edil de Medio Ambiente, Parques y Jardines y Limpieza Viaria por GM denuncia la «opacidad» con la que se ha tramitado el decreto:«El procedimiento es irregular». Según Ortega nunca habían tenido un problema similar a lo largo de la legislatura: «La alcaldesa ha roto la confianza en el seno del equipo del Gobierno. Siempre hay discrepancias en una Corporación formada por tres grupos, pero se ha dialogado y llegado a acuerdo.En este caso, no hemos podido acceder a la totalidad del expediente; no conocemos el proyecto completo, ni el de gestión de residuos ni el plan de emergencia y autoprotección».

«Se ha roto la democracia»

El escrito de Asesoría Jurídica detalla que en el momento en que Posse firma el decreto no constaba el informe de impacto mediambiental; ni el seguro de responsabilidad civil obligatorio y justificante de su pago; ni el cálculo de la tasa que el Ayuntamiento va a cobrar al privado, ni justificante del abono de la misma, ni la posterior fiscalización de intervención del cálculo de la tasa; tampoco obra estudio acústico; ni memoria administrativa; ni acta de la comisión de seguimiento del expediente, tampoco tiene completo el proyecto de autoprotección.

Además, como detalla Ortega, según el artículo 16 del capítulo dos de la Ley de Espectáculos de la Comunidad de Madrid, «la celebración de espectáculos públicos y actividades recreativas en espacios abiertos requiere la previa obtención de autorización municipal, que se expedirá una vez oídos los vecinos afectados». Esa reunión se produjo antes de ayer, dando traslado los residentes de su disconformidad con la ubicación.

Ricardo Zamora, presidente de las Asociaciones Coordinadas de Móstoles, que representa a siete plataformas, tacha de «autoritario» el proceso:«Se ha roto la democracia participativa en la ciudad. No nos dan explicaciones de los decibelios que van a alcanzar los conciertos, no han contado con las asociaciones vecinales. La decisión es totalmente autoritaria y unilateral».

En la misma línea habló Antonio Mariscal, el presidente de la Asociación de Vecinos Estoril II. Este domingo se manifestarán para exigir que se lleve a otro sitio.

Aprueban cambiar el sitio

El miércoles se desarrolló en el Ayuntamiento mostoleño, a petición del Partido Popular, una comisión especial de Servicios Sociales para abordar esta problemática. El PP, que también exige más transparencia sobre el aforo y el impacto acústico del festival, solicitó junto a GM el cambio de ubicación. La moción salió adelante con los votos a favor de estos dos partidos, la abstención de IU y los votos en contra del PSOE.

Prado Ovejero es un parque que colinda en algunas zonas con edificios residenciales del barrio mostoleño y de Alcorcón (167.354 habitantes).En este espacio se prevén instalar cinco escenarios, una noria y otras atracciones. Para el Ayuntamiento es una iniciativa privada «de interés para el municipio como alternativa de ocio». Para los vecinos «un despropósito».