Sergio muestra un pez. A la derecha, Miriam, su presunta víctima

La Audiencia de Madrid estudia hoy si sale en libertad el único sospechoso por el crimen de Meco

El fiscal se ha opuesto en un escrito tras el recurso de apelación del abogado del detenido

MADRIDActualizado:

La Audiencia Provincial de Madrid celebra hoy una vista para estudiar si el único detenido por el crimen de Meco, Sergio Sáez, el exnovio de la mejor amiga y compañera de piso de Míriam Vallejo, sale o no en libertad. El abogado del sospechoso interpuso un recurso de apelación contra su ingreso en prisión pues no se cumplen, a su juicio, los requisitos que establece la ley para mantener esta situación procesal.

Sin embargo, el fiscal se ha opuesto en un escrito a la puesta en libertad del presunto culpable de la muerte de Míriam, cuyo cadáver apareció el pasado 16 de enero cosido a puñaladas en un descampado de Meco.

La defensa del detenido cree que «hay indicios que apuntan a una pluralidad de hasta doce personas» que podrían haber atacado a la joven, entre ellas «policías, militares y guardias civiles» que formarían parte de su «círculo de relaciones sentimentales».

Por su parte, el abogado que defiende a la familia de la víctima sospecha que Sergio pudo tener ayuda conforme a algunos testimonios y critica que salga a la luz la cuestión de sus relaciones sentimentales.

Sergio Sáez, de 29 años, fue arrestado tras unas pruebas de ADN en su casa de Azuqueca de Henares y desde entonces siempre ha mantenido su inocencia.

Incógnitas del crimen

Aún quedan algunos detalles que resolver en el caso. De confirmarse que Sergio fuera el responsable del asesinato de Mimi, como conocían a la víctima, quedaría por resolver el porqué. Los investigadores tienen conocimiento de que él era infiel a su exnovia, Celia. Por tanto, una de las posibilidades que barajan es que Sergio tuviera algo con Míriam y esta le hubiera amenazado con contárse a su amiga, por lo que él habría decidido matarla. Otra hipótesis, quizás más plausible, es que Sergio hubiese intentado en alguna ocasión relacionarse con la víctima, algo que ella rechazaba, y por eso la mató aquella tarde-noche de enero.

Todavía falta saber si en las prendas del sospechoso se encuentra alguna traza de sangre después de que se encontraran restos del ADN de Sergio en la ropa que llevaba Míriam el día de su muerte.

Además, la coartada del acusado está en peligro: argumentó que estaba jugando en línea con su Play Station 3 en el momento de los hechos, pero el análisis de la consola por parte de los especialistas y el fabricante ha revelado que eso es falso. No se registró actividad ninguna de juego y se cree que en esos diez minutos tuvo suficiente tiempo para ir tras Mimi, asesinarla y regresar a la casa, a apenas unos centenares de metros de distancia.