El conselleiro de Facenda, Valeriano Martínez, aye en el Parlamento
El conselleiro de Facenda, Valeriano Martínez, aye en el Parlamento - MIGUEL MUÑIZ
GALICIA

La Xunta lanzará este trimestre una OPE de más de 2.000 plazas

Martínez llama a transformar el empleo público autonómico, tras el pacto con CCOO y UGT

SantiagoActualizado:

Las últimas medidas pactadas para mejorar las condiciones del empleo público autononómico ya están en marcha. El conselleiro de Facenda, Valeriano Martínez, compareció ayer en el Parlamento para defender los beneficios del Acuerdo de Concertación, firmado con Comisiones y UGT, en virtud del cual se incrementará la renta de los funcionarios de la Xunta, se implantarán la carrera profesional o se dará comienzo a la funcionarización de buena parte del personal fijo. En su intervención, Martínez reveló además que, lejos del habitual lanzamiento a finales de año, la Xunta aprobará «en este trimestre» una convocatoria de oposiciones de al menos de 2.055 plazas (1.255 de acceso libre) en la administración general, a la espera de posibles ampliaciones en la negociación con los sindicatos. Hasta 2020. la cifra superará las 4.000 vacantes.

«Estamos en un momento muy importante en el que buscamos una auténtica transformación de la función pública gallega en la que se mejora la calidad y estabilidad del empleo público», recalcó el responsable autonómico en la Cámara. El contenido del acuerdo, calificado de «histórico» por el propio Martínez, pivota sobre cuatro ejes fundamentales: la mejora de la «estabilidad» en el empleo público, la posibilidad de que parte de los trabajadores de la Xunta se conviertan en funcionarios (un 53% es personal laboral fijo), la inclusión de nuevos derechos y compromisos en materia de conciliación y la anunciada carrera profesional, cuyo plazo de solicitudes se abrirá «en pocos meses», según la administración autonómica.

Comenzando por este último punto, la carrera —que será «voluntaria y consolidable»— permitirá a sus beneficiarios acceder a un incremento anual en el salario de entre 761,5 (grupo E) y 2.640 euros (grupo A1). En cuanto al proceso de funcionarización, también «voluntario», la Xunta destaca que facilitará mayores oportunidades de «movilidad» y «promoción profesional». En la OPE de 2019, de las 2.055 plazas, un total de 800 están reservadas para este proceso.

La estabilidad es otro de los propósitos. La meta de Facenda es lograr una tasa de temporalidad en el entorno del 7%, por lo que se darán nuevos impulsos a las ofertas pública de empleo. En 2020, la previsión es que se convoquen 2.250 plazas (1.400 de acceso libre; 800 para funcionarización).

Y ya en el apartado de retribuciones, los funcionarios ya perciben desde el pasado 1 de enero la subida salarial del 2,25% —a la espera de que el año próximo se incremente al 3%— y el 100% de la nómina en las incapacidades temporales. Con las medidas sociales, como la bolsa de horas del 5% de la jornada anual para favorecer la conciliación, u otras ayudas para «favorecer la plena recuperación» de pacientes sometidos a tratamientos de quimioterapia o radioterapia.

Críticas al «triunfalismo»

Después de que Martínez desgranara el acuerdo en la Cámara, los grupos de la oposición se lanzaron contra la satisfacción mostrada por la Xunta, como le reprochó la diputada de En Marea, Julia Torregrosa. «La subida es positiva, pero lejos de ser triunfalista es claramente insuficiente», apuntó. En la misma dirección se manifestó el socialista Juan Díaz Villosada, para quien las mejores a los funcionarios suponen una «rectificación» en las políticas puestas en marcha por el Gobierno gallego «desde el 2010». En el BNG, por su parte, Luís Bará chanceó con los apellidos del pacto, al que denominó como «desacuerdo de desconcertación» y puso en duda su legitimidad tras no obtener el visto bueno de CSIF o la CIG, el sindicato hermanado con el frente.