Publicidad sobre prostitución en el parabrisas de un coche
Publicidad sobre prostitución en el parabrisas de un coche - GUILLERMO NAVARRO
OPERACIÓN

Le quitan a su bebé, lo dan en adopción y la obligan a seguir ejerciendo la prostitución

La Policía localiza el recién nacido de una víctima de trata y libera a trece mujeres en Santiago de Compostela

SantiagoActualizado:

La Policía Nacional ha logrado liberar a 13 mujeres víctimas de trata en Santiago de Compostela. A una de ellas, le habían quitado su bebé para organizar una adopción ilegal y obligarla a seguir ejerciendo la prostitución. Los agentes han localizado también al recién nacido. Hay doce personas detenidas

Según informó este sábado la Dirección General de la Policía en un comunicado, la investigación se inició tras la denuncia de una de las víctimas que indicó la existencia de una organización criminal dedicada a la explotación sexual de mujeres procedentes de Paraguay en pisos de Santiago de Compostela. Las mujeres viajaban a España bajo promesas de trabajos muy bien remunerados en labores domésticas o cuidado de personas mayores.

Tras captarlas en Paraguay y convencerlas de que vinieran a España para poder ayudar a sus familias, eran trasladadas a Madrid. De allí viajaban a Santiago de Compostela para ejercer la prostitución. Les retiraban el pasaporte para que no pudiesen huir y además, les decían que habían contraido una deuda de 10.000 euros a la organización. Una de las víctimas llegó a España embarazada de cuatro meses. En cuanto el líder de la organización se percató, negoció que una familia se hiciera cargo del menor en cuanto naciera. Durante todo el embarazo siguió siendo explotada sexualmente.

En la operación, según informa Efe, han sido liberadas trece mujeres, diez de Paraguay, una de Nicaragua y otra de Colombia. Su puesta en libertad ha sido posible gracias a la cooperación y coordinación internacional con las autoridades de Paraguay, que han detenido a once personas, ocho en España y tres en su país. A las once personas detenidas se les atribuyen presuntos delitos de pertenencia a grupo criminal, trata de seres humanos con fines de explotación sexual, tráfico de drogas, y alteración de la condición de menor y falsedad documental.

Los agentes policiales se han incautado en los registros efectuados en España y Paraguay de documentación con anotaciones esclarecedoras de las deudas contraídas por las víctimas, móviles, un arma de fuego, 1.795 euros, abundante material informático y dos vehículos. El líder de la organización y su pareja permanecen en prisión provisional y el menor se encuentra tutelado por la Xunta de Galicia.