Busto de Francisco Franco, en la escalera principal del recibidor del Pazo de Meirás
Busto de Francisco Franco, en la escalera principal del recibidor del Pazo de Meirás - EFE
GALICIA

Un primer informe avala la nulidad de la venta de Meirás a los Franco por ser «simulada»

Su autor incide en que el dictador ya usaba el Pazo desde años antes de la formalización de la escritura, por lo que el acto es nulo y no habría prescrito

SANTIAGOActualizado:

Primera vía abierta para intentar recuperar el Pazo de Meirás para el dominio público. La Diputación de La Coruña presentó esta mañana un avance del informe jurídico con el que pretende acudir a los tribunales y reclamar la devolución del inmueble, propiedad de la familia Franco. Según este trabajo —que no se hará público integramente hasta el próximo jueves—, la clave está en demostrar que la compraventa que se le hizo al dictador en 1941 —posterior a la donación de 1938— y por la cual adquirió el título de propiedad de Meirás fue «simulada», porque hacía varios años que ya disfrutaba del mismo.

Esa es la línea central del informe elaborado por el profesor Xabier Ferreira, experto en Derecho Administrativo, y que el jueves trasladará a la Junta pro Devolución del Pazo, constituida por la Diputación y una treintena de ayuntamientos gobernados por la izquierda y el nacionalismo. A su juicio, esta reclamación podrá plantearse en los tribunales «por cualquier persona o administración con interés en demostrar que aquella compraventa no fue tal».

La cronología es la siguiente. «En marzo del año 38 figura en un documento privado una donación (del Pazo) aceptada en diciembre de 38 por el propio Franco con su firma» y cuando el dictador «ya ocupaba el bien», y se escrituró notarialmente la compraventa por parte de una heredera lejana de la escritora Emilia Pardo Bazán a Franco y Carmen Polo, ha detallado.

La escritura, ha apuntado el experto, refleja un precio de venta bajo, recoge que no se entrega físicamente el dinero ante notario e incluye una cláusula por la que «no se puede reclamar nada contra esa transmisión» por las partes que acordaron la compraventa. En base a esos datos históricos, Ferreira ha argumentado que el contrato de compraventa es simulado porque «en el año 1941 está comprando» el Pazo de Meirás «una persona que ya es poseedora y lo está vendiendo una persona que ya había vendido el bien», informa Efe.

«La consecuencia es la nulidad plena de la existencia de ese contrato. La compraventa no existió o es nula de pleno derecho y la acción para negarla no prescribe con el tiempo», ha advertido el profesor universitario sobre este inmueble, catalogado como Bien de Interés Cultural.

El de la Diputación de La Coruña es el primero de los dos informes jurídicos encargados a comités de expertos para evaluar las posibles acciones a seguir encaminadas a revertir el Pazo de Meirás a manos públicas. El segundo, que saldrá del grupo de especialistas avalado por la Xunta y presidido por el catedrático de Historia Contemporánea de la USC José Manuel Núñez Seixas, mantuvo el lunes una nueva reunión pero no espera evacuar sus conclusiones hasta dentro de varias semanas, si bien se mostraron «moderadamente optimistas» para encontrar vías jurídicas válidas.

Unos y otros, no obstante, coinciden en un punto: la reclamación habrá de hacerse por vía judicial, por lo que será un juez el que finalmente decida si los argumentos expuestos en sus informes tienen la fuerza necesaria para revertir la propiedad del Pazo.

Todo este proceso se produce en paralelo al anuncio de los Franco de poner Meirás a la venta a través de un portal especializado en viviendas de lujo por ocho millones de euros.