La banda Morat
La banda Morat - CEDIDA

Morat: «España ya es una segunda casa para nosotros»

El grupo actúa este lunes en Vigo, donde sonarán éxitos de la banda como el famoso «Cómo te atreves»

SANTIAGOActualizado:

Y de repente la fama. Los discos vendidos, los conciertos llenos. De tocar ante 100 personas, la mayoría «amigos y familia», a tener a miles de fans, llenar conciertos y sonar, sonar mucho en la radio con éxitos como el mil veces tarareado «Cómo te atreves». Este lunes Morat vuelve a recibir a miles de personas en el Auditorio Mar de Vigo en la ciudad olívica. Simón Vargas, cantante de la banda colombiana, afirma que no escucha la radio. Solo pone música para desconectar, relajarse, pero es inevitable escuchar su propia voz en las ondas de forma involuntaria. Reconoce que cuando pasa es «extrañísimo, cuando uno, por ejemplo en un taxi, escucha sus canciones y el taxista no sabe quién es uno, o a lo mejor sí».

Esa extrañeza es uno de los motivos por los que es difícil adaptarse a la fama: «España ha sido una de las sorpresas, ha sido todo abrupto: hemos encontrado amigos, hemos vivido en Madrid y vivimos aquí este verano, y ya es como una segunda casa para nosotros» cuenta Vargas. El público español es muy querido para bandas como estas, por una cuestión muy concreta: «los artistas de fuera apreciamos mucho que la gente está pendiente de lo que suena: aunque toque una banda que no conocen, están pendientes. Hay cierto respeto al artista y a la música y es muy bonito poder encontrarse con esto».

España, un país que ya les ha regalado el triple disco de Platino, es un tema muy recurrente en la conversación. Desde colaboraciones con españoles, como su última canción con el catalán Álvaro Soler, para la banda sonora de «Gru 3» a otros que les inspiran, como Joaquín Sabina. No se mojan a la hora de escoger a algún artista patrio a la hora de colaborar, pero sí afirman que han conseguido muchos amigos españoles en el mundo de la música, como Pablo López.

Experiencia en Galicia

Galicia es otro tema que sale en la conversación. Con el concierto en el Mar de Vigo de este lunes no será la primera vez que pisen tierras gallegas: el primer acto que tuvieron en España fue en Santiago, en un recinto pequeño, algo que recuerdan con mucho cariño. Afirman que aprovecharán para conocer un poco más la zona, algo que hacen siempre que van a algún lugar. No son de quedarse en el hotel: son de «levantarnos temprano, salirnos del camino fácil para aprender más. Ir a restaurantes, conocer sitios históricos».

La música para los miembros de Morat es la primera opción, pero también la segunda y la tercera. Todos estudian, dentro de las posibilidades que ofrecen las giras al otro lado del charco, para enriquecerse como personas porque «nos nutre de distintas formas». Sus estudios van desde historia, negocios y música al diseño gráfico. Si Morat se acaba, todos quieren seguir vinculados al mundo de la música, «en discográficas o componiendo para otras personas».

¿Pero tiene peligro Morat de acabarse? Parece que las posibles hostilidades que son típicas en los grupos de este tipo en Morat quedaron apartadas hacen tiempo: «somos amigos desde los cinco años, y esto hace que los problemas que podría tener una banda nosotros ya los solucionamos. Conozco a mis amigos desde siempre, tanto tocando música como no. Estamos en la misma página y los problemas son muy fáciles de resolver», se sincera el cantante del grupo.