Alberto Núñez Feijóo, este martes en Argentina
Alberto Núñez Feijóo, este martes en Argentina - XUNTA
POLÍTICA

Feijóo aísla el Debate de Autonomía del contexto electoral de España

El PP defiende que el objetivo de adelantar su celebración es que «se centre en Galicia»

SANTIAGOActualizado:

El miércoles 25 de septiembre, a las 10.00 horas, Alberto Núñez Feijóo tomará la palabra en el Parlamento para «informar y debatir respecto de la situación política» de la Comunidad en el «Debate anual sobre política general», según consta en la convocatoria de sesión plenaria difundida este martes tras la reunión de la Junta de Portavoces, que refrendó la solicitud avanzada desde la Xunta para adelantar el debate. Como explicó en la mañana de ayer el portavoz del Grupo Popular, Pedro Puy, horas antes de que se constatara que Pedro Sánchez no conformará gobierno, y abocará a España a unas nuevas elecciones, la fecha elegida permitía anticiparse al resultado de las negociaciones en Madrid. Y, ante la previsible cita con las urnas, alejarse todo lo posible de la consiguiente campaña.

«El objetivo evidente es que el debate se centre en Galicia», resolvió Puy en una comparecencia en O Hórreo. Que el Debate del Estado de la Autonomía sirva para hablar de los «problemas» de la Comunidad, entre los que figura «la lamentable respuesta que está dando el Gobierno central» ante la «reivindicación» del gabinete que encabeza Feijóo de que transfieran los 700 millones de euros que adeudan. Anticipándose al discurso de la oposición, Puy recordó que no solo esto es hablar de «Galicia», sino también hacerlo de las empresas electrointensivas y otros sectores industriales, cuestiones que emanan de la inacción de Madrid pero acaban condicionando enormemente a nivel autonómico.

La semana próxima, defendió Puy, será el «mejor momento» para que el debate se aísle en la medida de lo posible del clima de inestabilidad en el conjunto del país y que se ponga el foco en Galicia. El presidente cumplirá con su cometido de «rendir cuentas» del estado de la Comunidad y evaluar las «acciones» desarrolladas en los últimos años, para, «al mismo tiempo», plantear «iniciativas» basadas «en lo que ya hicimos»; un bagaje que, apuntó, «da bastante credibilidad par presentar proyectos para el futuro».

Sánchez «tiene lo que siempre ha perseguido», recogía en la noche del martes el perfil oficial de Feijóo en Twitter. «Su irresponsabilidad nos conduce a las cuartas elecciones en cuatro años y la campaña ya ha arrancado en Moncloa. Literalmente. La política y las instituciones tienen que recuperar su crédito».

PSOE: «Será el último»

Desde la oposición -que dará la réplica a Feijóo el 25 por la tarde, con presentación de resoluciones el 26 y debate y votación el 27-, cuyos portavoces antecedieron a Puy en el desfile ante los micrófonos, se brindó el esperado coro de críticas que amplió las ya vertidas cuando la Xunta avanzó el propósito de fijar una fecha anticipada para el debate. Desde el Grupo Mixto, Luís Villares acusó al PPdeG de organizar su «primer acto de campaña» y auguró que Feijóo convertirá la cita en un «pim pam pum» con el Gobierno central. Manuel Lago, del Grupo Común da Esquerda, afirmó que no van a «permitir» que se desvíe el debate, cuyo adelanto tildó de «falcatruada», hacia las cuestiones nacionales. Olalla Rodil proclamó que el BNG será la «garantía» de que se hable de Galicia.

El socialista Xoaquín Fernández Leiceaga aportó sensatez al reconocer que el encaje temporal es «muy complicado» por la situación en Madrid. Más allá de esta concesión, auguró que «posiblemente» Feijóo afronte por última vez la cita como presidente. «Aspiramos a que sea el último debate», pregonó. Puy se lo tomó con filosofía: «La oposición subestima al PPdeG y a su líder. Concretamente, el PSOE sobrestima demasiado su capacidad», razonó. Pero lo único definitivo es lo que decide «el pueblo gallego en unas elecciones». «Los precedentes avalan más una opinión favorable al PP que contraria si lo hacemos con rigor», enfrió los ánimos socialistas.