Luis Villares votando en la ciudad de Lugo
Luis Villares votando en la ciudad de Lugo - EFE

ELECCIONES MUNICIPALES GALICIALuís Villares culpa a las «tensiones internas» de los malos resultados de En Marea

El portavoz de la formación rupturista resposabiliza también al «efecto arrastre» de las generales

SantiagoActualizado:

Serio y sin poner paños calientes, Luís Villares ha admitido que las Mareas han cosechado este 26-M unos «resultados malos en general, con honrosas excepciones», tras perder las alcaldías de La Coruña, Santiago y Ferrol, ante una «tendencia a la baja» en la «confianza» de los gallegos, enmarcada en un «cambio de ciclo político en Galicia». Villares ha reconocido también que «las tensiones internas» que ha vivido la formación les han perjudicado.

Para el juez en excedencia, más que discutido en el seno de su formación, esa pérdida de confianza obedece al «efecto arrastre de las generales, a favor del PSOE», pero también a una «incapacidad» para retener el apoyo de aquellos «desencantados con el nacionalismo y el socialismo» que en 2015 les granjearon una irrupción fulgurante en tres de las siete urbes.

«Lamentablemente no fuimos capaces de responder a las expectativas generadas», ha asumido Villares. Y aquí ha sido muy claro al apuntar a las «tensiones internas» provocadas por «partes» que «pensaban más en sí» mismos que en el interés general y que pensaban también «en la ocupación del espacio político y comunicativo por estos temas en lugar de por propuestas políticas». En su comparecencia para valorar los resultados del 26-M, el magistrado en excedencia llamó a «dejar atrás» esas tensiones orgánicas y tomar nota de lo que han dicho las urnas. Toca, aseveró Villares, «ajustar la organización y revisar el discurso» con el fin de resultar eficaces para los ciudadanos y resolver problemas.