Rosa Quintana en la reunión celebrada en el Ministerio
Rosa Quintana en la reunión celebrada en el Ministerio - XUNTA
ECONOMÍA

Casi 58 millones en juego por los aranceles de Trump al sector agroalimentario

La Xunta teme que la nueva barrera comercial lastre al sector en Galicia

SantiagoActualizado:

La guerra comercial iniciada por Trump contra la Unión Europea a cuenta de las ayudas al gigante de la aviación Airbus puede impactar de rebote en el sector agroalimentario gallego. El presidente de Estados Unidos anunció que comenzará a cobrar aranceles de un 25% a productos como conservas, quesos o vinos a partir del 18 de septiembre. El año pasado Galicia vendió al país norteamericano 11.404 toneladas de alimentación y bebidas por valor de casi 58 millones de euros.

La política arancelaria de Trump centró ayer la agenda del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación, que citó a los consejeros de todas las autonomías que le pidieron un frente común de España ante la UE. Desde Galicia viajaron tanto la titular de Mar, Rosa Quintana, como el de Medio Rural, José González. Quintana, informa la consellería en un comunicado, pidió que en las negociaciones entre España y EE.UU se llegue a un acuerdo que «evite que esta nueva barrera comercial lastre la competitividad de las conservas gallegas en el mercado norteamericano». La titular de Mar explicó que el sector pesquero y transformador gallego exporta alrededor de 5.500 toneladas anuales a EEUU por un valor de 40 millones de euros. La conselleira recalcó que las ventas estaban creciendo, por lo que reclamó medidas para mitigar la posible incidencia de los aranceles.

El conselleiro de Medio Rural, José González, insistió en que España y la UE deben adoptar una posición común contraria a cualquier batalla arancelaria con la primera potencia económica mundial. Es importante, dijo, «trasladar una postura unívoca por parte del Estado español, que debe canalizarse a través del Ministerio de Agricultura». González consideró que «no deberían recaer sobre el sector agroalimentario estos aranceles cuando el posible conflicto comercial no lo tiene a él como causa». La principal afectación que podrían tener estas tasas del 25% recaería sobre todo en vinos y quesos. El conselleiro pidió un esfuerzo especial, también a la UE, para que se defiendan estos sectores agroganaderos.

«Es inaceptable la imposición de aranceles y desde el Gobierno de España haremos una negociación firme», subrayó el ministro Luis Planas. «En la reunión con las CC.AA. he constatado que estamos unidos. El sector agroalimentario no es el objeto de esta disputa, que es por el sector aeronáutico, y no tiene que ser la víctima de este conflicto comercial», aseveró el responsable de Agricultura y Pesca.