El gobierno local insiste en que no hay problemas de inseguridad en la ciudad
El gobierno local insiste en que no hay problemas de inseguridad en la ciudad - ABC
GALICIA

Caos en Lugo: seis jefes de Policía en solo diez días

Cuatro de ellos se cogieron la baja médica tras ser nombrados; otro solicitó la jubilación y un sexto fue designado de forma errónea porque el reglamento no lo permitía

Actualizado:

El cargo de jefe de la Policía Local de Lugo parece estar gafado, porque tras seis nombramientos encadenados en solo diez días la ciudad sigue con la plaza vacante y un caos que ya traspasa las fronteras de la urbe amurallada, liderada por la socialista Lara Méndez. De ella depende la designación de un puesto que lleva un mes sin cubrirse después de que el último jefe de la Local se tomase todos los días de vacaciones que le quedaban pendientes antes de que su retiro se haga efectivo con fecha 25 de enero. Desde el cuerpo reconocen que llevan un mes sin que nadie asuma la jefatura y revelan que todos los intentos del concello han sido fallidos.

El relato de esta espiral inexplicable de nombramientos e inmediatos desestimientos es el siguiente. El gobierno local nombró a principios de año a un primer agente que, tras conocer su elección, se dio de baja médica. Se pasó entonces a una opción B, que hizo lo propio y también cayó de baja nada más recibir la comunicación. Las opciones C y D quedaron desechadas por iguales motivos, una reacción en cadena para la que el ayuntamiento no ha dado explicación. Ante las dificultades para encontrar a una persona que tome las riendas del cuerpo policial de la ciudad, la regidora tiró de inventiva y nombró «por error» a un cabo (reconocido sindicalista y portavoz del CSIF) que no podía optar al puesto porque la norma estipula que lo que prima es la puntuación interna de los agentes en el baremo y no su antigüedad. Así que el enésimo plan tuvo que ser anulado a las pocas horas porque no se ajustaba a la legalidad y el consistorio volvió, una vez más, a la casilla de salida.

A la desesperada

El último intento por corregir una situación que muchos consideran insostenible se produjo este miércoles con el nombramiento de un sexto jefe que también tomó el camino de la baja médica. La polémica obligó al gobierno municipal a anunciar que adoptarán decisiones en breve con la finalidad de cubrir de manera definitiva la plaza mientras, paralelamente, buscan a la desesperada un jefe provisional que ordene la situación. Consultada por la problemática, Méndez indicó que «tenemos un reglamento que estamos siguiendo para cubrir la jefatura de la Policía Local, porque lo que queremos es que haya una cabeza visible en un cuerpo jerarquizado». Sin embargo, y después de tocar a los ocho inspectores con los que cuenta la capital lucense, la búsqueda ha tenido que rebajarse ya a la escala de oficiales.

Tras lamentar la situación, Méndez afirmó que este es un problema que se está produciendo «en toda España» a causa de la «merma de efectivos por la prejubilación» de los agentes, que ahora pueden retirarse a los 59 años. Pero lo cierto y verdad es que en la calle los vecinos contemplan estupefactos un desfile de inspectores que lleva a ninguna parte. En un intento de calmar los ánimos, el portavoz municipal manifestó que se está siguiendo la secuencia lógica que marca la normativa y afirma que Lugo no se ha convertido en una ciudad más inseguridad porque la Policía Local se limita al control del tráfico y al cumplimiento de las ordenanzas municipales.