POTENCIARÁ LAS LISTAS EN LAS CAPITALES

UPyD no fragua en la Comunidad Valenciana

VALENCIA Actualizado:

El descontento de una masa de votantes de los dos grandes partidos nacionales, PP y PSOE, ofreció un resquicio para el nacimiento de una nueva formación política que Rosa Díez aprovechó bien con la conformación de Unión de Progreso y Democracia (UPyD). El arranque en la Comunidad de esta formación se produjo en septiembre de 2007 y su estreno en las elecciones generales de 2008 arrojó un saldo de 19.294 votos en la regiñon del 0,7%.

Convertirse a las primeras de cambio en la quinta fuerza más votada en la región llenó de esperanza a sus dirigentes, que repitieron aventura en las elecciones europeas de junio de 2009; aquí dieron un salto cualitativo al reunir 40.344 votos, pasando a ser la cuarta fuerza más votada. Las expectativas han ido creciendo y los ánimos también, ya las encuestas que dan UPyD hasta cinco escaños para las generales previstas en 2012. Eso sí, todos ellos serían en Madrid. ste es el talón de Aquiles de esta formación, su escasa implantación fuera de la capital de España. La Comunidad no es una excepción y las prospecciones para las próximas elecciones autonómicas y locales de 2011 no les dan ninguna posibilidad de entrar en las Cortes autonómicas.

En retroceso

El proyecto regional está ahora en manos de Romaine Muzatti, que comenzó como coordinador local de Castellón (ahora es Francisco Martín) y dio el salto para intentar extender las redes de UPyD a toda la Comunidad. Las dificultades, más en tiempo de crisis económica, son muchas.

Pese a todo, para finales de septiembre Muzatti y su secretaria de Organización, María José Ros, quieren tener claro dónde presentarán sus listas. El objetivo son las tres capitales de provincia, con el citado Martín en Castellón, Ramón Igual en valencia y Diego Navarro en Alicante.

Potencialmente la formación de Rosa Díez no tiene mimbres para ir más allá, aunque se está valorando la idoneidad de hacer un esfuerzo y presentar listas en las ciudades más significativas de más

de 50.000 habitantes como son Elche, Torrevieja, Orihuela, Gandía, Torrente, Benidorm, Sagunto, Paterna, Alcoy, Elda, San Vicente del Raspeig y Villarreal.

La polarización de la política valenciana esta legislatura impide que se abra más la brecha intermedia que pretende capitalizar UPyD y, pese a que sus aspiraciones pasan por mantenerse como cuarta fuerza más votada en la Comunidad, los números indican como probable que en los comicios autonómicos la formación descienda al quinto puesto.