Imagen de la retirada de la Cruz de los Caídos de Callosa de Segura - EFE
Ley de Memoria Histórica

Vídeo: la retirada de la Cruz de los Caídos de Callosa de Segura, al «ritmo» del himno de Riego

La Asociación Española de Abogados Cristianos ha anunciado que presentará una querella por prevaricación contra el alcalde de la localidad

VALENCIAActualizado:

Silbidos con el himno de Riego mientras se retira la Cruz de los Caídos. El Partido Popular de Callosa de Segura lamenta que “la izquierda solo sepa gobernar para el pasado” y que “todo el programa de gobierno de esta legislatura haya sido retirar la cruz de la iglesia”. El presidente popular, Manuel Illán, asegura que “Callosa es una población que debe mirar hacia el futuro con respeto a una historia que no se puede cambiar”. Por eso, el Partido Popular anuncia que, si gobierna, usará “todos los cauces legales” para devolver la cruz a la Plaza de España.

Por su parte, la Asociación Española de Abogados Cristianos ha anunciado en un comunicado que presentará una querella por presunta prevaricación contra el alcalde de Callosa de Segura (Alicante), Fran Maciá (PSPV-PSOE), por la retirada de la Cruz franquista de los Caídos de este municipio.

Según el PP, “el Ayuntamiento debe mirar hacia los auténticos problemas de sus vecinos como el paro, la desigualdad social y la atención sanitaria en lugar de centrarse en venganzas históricas entre familias callosinas que estaban ya superadas”. La retirada de la cruz ubicada en la Plaza de España “era un símbolo más religioso que histórico”, en opinión de Illán, “por lo que la retirada ha sido un acto de marcado carácter anticatólico que no se puede permitir”.

Illán lamenta la “imagen de crispación que ha dado la población a cuentas de un gobierno local desnortado por una ideología trasnochada”. La actitud “revanchista del alcalde”, afirma, “nunca podrá superar el pasado de nuestros mayores y llegaremos tarde al futuro de nuestros hijos”.

Los populares reclaman la dimisión del alcalde, el socialista Fran Maciá, por “arremeter contra los sentimientos religiosos de una parte de la población sin antender los requerimientos al diálogo y el consenso necesarios para gobernar en armonía”. El portavoz popular, Manuel Illán, asegura que “las formas del regidor recuerdan los tiempos que él mismo asegura aborrecer”. En esta situación, insiste, “el Partido Popular no participará más en actos con quien desprecia la democracia y la opinión de cientos de callosinos a los que representamos legítimamente”.

El portavoz popular recuerda que “siempre hay soluciones de consenso que el gobierno local ha despreciado por pura ideología radical” y que se han aplicado en otras poblaciones. En Alicante, por ejemplo, “socialistas y Compromís cambiaron las placas de la cruz de los caídos para que el monumento sirviera de homenaje a todas las víctimas sin necesidad de trasladarlo”.

El portavoz popular lamenta “los gritos a favor de la República de los afines al gobierno local porque demuestran un ideología contraria al espíritu de la Constitución que ha traído 40 años de democracia a España”, así como las dos detenciones de personas contrarias a la retirada del monumento. “Las razones hay que defenderlas en las instituciones que democráticamente nos hemos dado”, indica el portavoz popular.

Por su parte, el coordinador del Partido Popular en la Vega Baja, Adrián Ballester, critica el “empecinamiento del gobierno local contra un símbolo religioso como la cruz sin otro significado más allá del espiritual”. Ballester entiende que “atacar una iglesia es una actitud antridemocrática y demuestra una falta de respeto absoluta por la libertad religiosa que protege nuestra Constitución”.

Los partidos radicales salidos de pactos de perdedores en la última legislatura permiten actitudes contrarias al devenir de los tiempos de acentuar el enfrentamiento político del siglo XX”, indica el coordinador comarcal, “mientras otros preferimos mirar hacia el siglo XXI”.

El Partido Popular, manifiesta Ballester, mantiene su compromiso con los valores democráticos que emanan de la Carta Magna de “reconciliación de todos los españoles”.

Mientras, el letrado encargado del caso por parte de la Asociación Española de Abogados Cristianos , Juan José Liarte, ha señalado que la entidad "va a perseguir a los responsables del derribo de la Cruz" si consiguen "demostrar que se ha hecho ilegalmente".

Liarte ha asegurado, en este sentido, que "se pedirán responsabilidades personales y patrimoniales, pero también penales".

Retirada de madrugada

La Cruz de los Caídos de Callosa de Segura ha sido retirada en cumplimiento de la Ley de Memoria Histórica en plena madrugada y con un fuerte dispositivo de seguridad, que se ha saldado con dos detenidos por resistencia a abandonar el lugar y también por lanzar petardos a los agentes.

Liarte ha criticado que "la actuación del Ayuntamiento haya tenido lugar de madrugada y a tan solo tres días de que el Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana (TSJCV) se reuniera para tomar una decisión sobre el caso", según ha asegurado.

En la misma nota de prensa, la presidenta de Abogados Cristianos, Polonia Castellanos, ha censurado la actuación de la Justicia y ha asegurado que "la semana pasada el Tribunal valenciano rechazó tomar medidas cautelares porque no apreciaba urgencia".

Ha anunciado que "desde la Plataforma en Defensa de la Cruz, representada en los tribunales por la Asociación, solicitarán de nuevo al TSJ de Valencia medidas cautelares para mantener lo que queda de la Cruz, y si la justicia les da la razón, que restituyan el monumento a su lugar lo antes posible".

Castellanos ha considerado que la retirada del monumento es "una muestra más del odio visceral a la Cruz" y ha señalado que "esto quedó claro cuando manifestantes corearon vítores a favor de la tercera república durante su derribo".

La retirada de este monumento erigido en la década de 1940 estaba pendiente desde 2016 y se había intentado en tres ocasiones anteriores, pero sin éxito debido a la oposición de una parte del pueblo, la mayor parte de avanzada edad, que llevaban más de 400 días turnándose para evitar que fuera trasladada.