Imagen de Ricardo Costa tomada el pasado mes de abril en el Congreso de los Diputados
Imagen de Ricardo Costa tomada el pasado mes de abril en el Congreso de los Diputados - ÁNGEL DE ANTONIO

Caso GürtelRicardo Costa, la caída en desgracia del «número dos»

El caso Gürtel acabó con lo que parecía una prometedora carrera política del hermano de uno de los ministros de Aznar

VALENCIAActualizado:

La prometedora carrera política de Ricardo Costa (Castellón, 16 de abril de 1972) comenzó a desmoronarse en 2009 por el caso Gürtel. El mismo por el que acaba de ser condenado a una pena de cuatro años de cárcel. Hermano del exministro Juan Costa, licenciado en Económicas y graduado en Derecho, con apenas veintitrés años ya era diputado en las Cortes Valencianas por las filas del PP, partido en el que llegó a ser presidente provincial de Nuevas Generaciones en Castellón.

Procedente de de una familia de estirpe política (al margen del cargo de su hermano en el Gobierno de José María Aznar, su madre fue concejal por el PP en el Ayuntamiento de Castellón), la carrera política de Costa tocó techo en 2008 cuando fue nombrado secretario general del Partido Popular de la Comunidad Valenciana y portavoz en el Parlamento autonómico.

Eran los tiempos en los que los populares amasaban mayorías absolutas y lograban los mejores resultados de su historia a las órdenes de Francisco Camps. Costa, sin embargo, nunca llegó a ocupar cargo alguno en la Administración. Su tope fue el de «número dos».

Cuando parecía estar más cerca de dar un nuevo paso en su hasta entonces brillante carrera, la eclosión del caso Gürtel en octubre de 2009 le hizo caer en desgracia. En octubre de aquel año fue destituido de sus cargos como portavoz parlamentario y secretario general. Se enfrentó con Génova al no admitir su cese. La dirección nacional le abrió expediente disciplinario y le suspendió de militancia durante un año.

Sin embargo, tras su absolución en el llamado «caso de los trajes», la política el brindó una nueva oportunidad hasta que en vísperas de la Navidad de 2014 fue procesado por el Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valencianas por el delito electoral en la etapa de Francisco Camps que ha acabado con la condena conocida este lunes.

Ricardo Costa dejó la política un 2 de enero 2015. Ese día, cuatro minutos antes de la una de la tarde, registró personalmente su renuncia al acta de diputado en las Cortes Valencianas. Dejaba atrás veinte años de carrera para para incorporarse a Cas Legis –actualmente Lexcam Abogados y Asesores Tributarios– el despacho de abogados fundado en 1993 por su padre y por su hermano Juan en Castellón. Ha compaginado su trabajo en el despacho con las clases en la Universidad Católica de Valencia y su faceta de voluntario en causas benéficas a la espera de su devenir judicial que ha ya dictado sentencia.

Tres años y medio más tarde, pese a su arrepentamiento y afán de colaboración, el caso Gürtel le ha dado la puntilla definitiva.