Imagen de los efectos de la sequía en el Campo de Elche
Imagen de los efectos de la sequía en el Campo de Elche - JUAN CARLOS SOLER
Sociedad

El drama del Júcar y del Segura una década después del plan de desaladoras del PSOE

Las cuencas más secas de España embalsan 684 hectómetros cúbicos menos que la media de los últimos diez años

VALENCIAActualizado:

Las desaladoras no han mitigado el drama de las cuencas del Segura y del Júcar. Una década después del programa enarbolado por la entonces ministra de Medio Ambiente, Cristina Narbona, con la promesa de ofrecer «más agua y de mejor calidad», los embalses de ambos ríos tienen las menores reservas de los últimos diez años (684 hectómetros cúbicos menos que la media de la década). Con todo, Narbona, actual presidenta del PSOE, ha impuesto sus tesis.

El pasado mes de abril, el líder de los socialistas, Pedro Sánchez, expuso que «nuestro objetivo es el fin de los trasvases y apostar por las desaladora. Ha llegado el momento de poner fin a la improvisación. No hay que hacer política con el agua, sino una política del agua».

Los datos revelan el fiasco de la desalación que trató de impulsar la firma pública Acuamed, cuyos contratos para vender las supuestas bondandes de las plantas de Torrevieja y Denia, se investigan ahora en la presunta trama de la la financiación irregular del PSOE valenciano. El Programa Agua no ha servido de alternativa al derogado trasvase del Ebro. En la actualidad, tanto las cuencas del Júcar como la del Segura siguen en situación de emergencia por la sequía. En este último caso, solo el trasvase del Tajo, recurrido por el Gobierno socialista de Castilla-La Mancha, permitirá evitar las restricciones durante el próximo verano.

Imagen de archivo de la planta desaladora de Torrevieja
Imagen de archivo de la planta desaladora de Torrevieja - JUAN CARLOS SOLER

Con todo, la situación continúa siendo dramática. Así, de acuerdo con los últimos datos actualizados este martes por el Ministerio de Medio Ambiente, los pantanos del Segura apenas almacenan 328 hectómetros cúbicos (el 28,7 por ciento de su capacidad). Hay cincuenta hectómetros cúbicos menos que hace justo un año. En relación a la media de la última década la reserva es hoy 284 hectómetros cúbicos inferior.

En la cuenca del Júcar los datos no resultan más alentadores. Los embalses solo disponen del 1.183 hectómetros cúbicos embalsados (poco más de un tercio de su capacidad). Los pantanos se siguen secando sin remisión. Cuentan con 145 hectómetros cúbicos menos que hace doce meses. Respecto a la última década, la que en teoría debería haber puesto en marcha la política de desalinizar agua del mar, el descenso es brutal, con cuatrocientos hectómetros cúbicos menos embalsados.

Imagen de la conducción del trasvase Tajo-Segura a su paso por la provincia de Alicante
Imagen de la conducción del trasvase Tajo-Segura a su paso por la provincia de Alicante - JUAN CARLOS SOLER

El Programa Agua puesto en marcha por el Gobierno socialista incidía en las dos cuencas mediterráneas, que son las únicas de toda España que, a día de hoy, cuentan con menos recursos hídricos que hace diez año.

Así, los embalses del Ebro están al 81 por ciento de su capacidad y han ganado reservas hasta superar los 6.227 hectómetros cúbicos.

La cuenca del Tajo, cuyo trasvase al Segura ha sido criticado por el secretario general y la presidenta del PSOE, Pedro Sánchez y Cristina Narbona, respectivamente, tiene los pantanos al 75% y guarda cerca de mil hectómetros cúbicos más de agua que la media de la última década, hasta alcanzar los 8.275.