Imagen de archivo de Vicent Soler y Ximo Puig
Imagen de archivo de Vicent Soler y Ximo Puig - MIKEL PONCE
Política

El conseller de Hacienda deja el acta de diputado en plena crisis por los recortes de la Generalitat

Vicent Soler sigue en el Ejecutivo con el reto de lograr un nuevo modelo de financiación autonómica

VALENCIA Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

El conseller de Hacienda y Modelo Económico, Vicent Soler, ha anunciado este jueves su renuncia al acta de diputado en las Cortes Valencianas en plena crisis por los recortes que debe aplicar la Generalitat, aunque mantiene su cargo en el Gobierno autonómico , con el objetivo de dedicarse "en cuerpo y alma" a lograr una financiación "justa", cuestión que considera que es la "más trascendental" y "prioritaria" para los valencianos en este momento.

Así lo ha anunciado en una comparecencia en la cámara autonómica, convocada este mismo jueves por la mañana, en la que ha comunicado su decisión de renunciar al acta de diputado, que tiene desde las pasadas elecciones autonómicas del 28 de abril, a las que concurrió como número tres por la circunscripción de Valencia.

Soler, de 69 años, doctor en Economía y catedrático de Economía Aplicada, ha explicado que se trata de una decisión "personal" que ya ha transmitido al 'president' de la Generalitat, Ximo Puig, y que se produce en plena polémica sobre los posibles recortes ante la falta de Presupuestos Generales del Estado y la infrafinanciación de la Comunitat Valenciana.

Según ha expuesto Soler, el Consell ha de "contener el gasto" en un 2 % hasta final de año, lo que supondrá dejar de gastar alrededor de 439 millones, una cantidad con la que ya se verá "si es suficiente para llegar a final de año" y si no, "habrá que apretar más".

Precisamente, el jefe del Consell anunció este miércoles que se reunirá el próximo martes con la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, para exigirle una solución "inmediata y legal" para las entregas a cuenta a las comunidades autónomas porque advirtió que es "absolutamente necesario para garantizar la tesorería y el buen funcionamiento las arcas" del Gobierno valenciano, al tiempo que insistió en que no habrá "ningún recorte en los intereses generales de los derechos de los valencianos".