Puigdemont, durante la sesión de control
Puigdemont, durante la sesión de control - EFE

Puigdemont: «La independencia iba en serio y se han dado cuenta demasiado tarde»

El presidente catalán asegura que no promoverá otra financiación autonómica porque aspira a negocia la independencia

BARCELONAActualizado:

El presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, ha asegurado este miércoles que su Ejecutivo renuncia a liderar cualquier reforma del sistema de financiación autonómica porque no cree en él, y ha insistido en que a lo que aspira es a «negociar» la independencia de Cataluña con el próximo Gobierno central.

«El Govern no promoverá ni liderará la mejora de la financiación que sugiere. Si lo hiciese, al otro lado no encontraríamos a nadie», ha respondido a Inés Arrimadas (C's) en el Parlament durante la primera sesión de control al Govern de la legislatura.

Además, ha lanzado una advertencia al Gobierno central parafraseando unos famosos versos del poeta Jaime Gil de Biedma, al que ha citado: «La independencia iba en serio y ustedes se han dado cuenta demasiado tarde» ('Que la vida iba en serio / uno lo empieza a comprender más tarde').

Arrimadas ha expuesto que la reforma de la financiación es precisamente una de las imprescindibles, y ha considerado un «auténtico error» de la Generalitat renunciar a abordarla con las instituciones del Estado.

También ha afeado al Govern que es «muy poco creíble» la apuesta de querer negociar la independencia, y ha reiterado que, si la Generalitat renuncia a liderar la reforma de la financiación, C's asumirá este liderazgo desde Cataluña.

El presidente ha dicho que no renuncia al diálogo con el Estado, con el que la Generalitat tiene contactos para temas del día a día, pero ha precisado que, cuando se forme Gobierno, su objetivo será negociar que Catalunya consiga su independencia «pronto».

Puigdemont ha criticado que los partidos en España no saben gestionar la complejidad políticaporque se está tardando mucho en formar gobierno y les ha instado a «tomar nota" del Ejecutivo catalán, que ya está en funcionamiento y ha presentado su primera ley, la del cambio climático.

Ha pronosticado que la negociación de un nuevo Gobierno central va para largo, y es pesimista con los cambios que pueda haber en el escenario político: «España está cambiando y no precisamente para bien».

También ha cargado contra el Gobierno central por recurrir la comisión del Parlament sobre Proceso Consituyente, y ha recordado que esto incumple el compromiso que en su día se formuló desde el Estado para el País Vasco: que «en ausencia de violencia se podía hablar de todo».

En cuanto a la comisión, ha garantizado seguirá adelante pese a los obstáculos que ahora pesan sobre ella por el recurso al TC, y ha lamentado que la actitud del Gobiernode «espada de Damocles de amenaza constante» contra las iniciativas soberanistas.