Carles Puigdemont, en el Parlament - INÉS BAUCELLS

Puigdemont promete llevar a los catalanes «a las puertas de un nuevo Estado»

El presidente catalán asegura que el nuevo Gobierno catalán responderá al «mandato» del 27-S

BARCELONAActualizado:

El nuevo presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, ha asegurado hoy que su objetivo es llevar a Cataluña «a las puertas de un nuevo estado», que ha detallado que será en forma de «república independiente», y en un plazo de «un año y medio».

En su primera comparecencia en el Parlament desde que tomara posesión del cargo, Puigdemont ha dejado claro en todo caso que «nadie tenga duda» que la Generalitat «aprovechará hasta la última coma, el último punto y la última letra de todas las competencias que tiene hasta ahora» para defender a sus ciudadanos ante los efectos de la crisis económica.

Antes de explicar en el Parlament la estructura y la composición del nuevo Gobierno catalán, el líder convergente , ha asegurado que la Generalitat responderá al mandato de las elecciones del 27-S, lo que que implica «la planificación, diseño y ejecución»de todo el trabajo que debe llevar a las puertas de un Estado independiente en forma de república, que debe funcionar mejor que cualquier Estado o autonomía haya dado hasta la fecha, ha dicho.

Puigdemont ha aprovechado también para acusar al Gobierno de «no querer dialogar» con su ejecutivo y ha reprochado al PSC que ponga en duda la voluntad del Govern de ponerse en contacto con el estatal. «Quien no quiere dialogar es el Gobierno de España», y ha añadido que no tendrá ningún problema en tener los encuentros que hagan falta con el próximo Ejecutivo central.

En busca de estabilidad

Asimismo, el presidente catalán ha reclamado «responsabilidad» a los diputados de la CUP y ha invitado a los de SíQueEsPot a apoyar unos Presupuestos de la Generalitat para este año porque tendrán un carácter social predominante.

«Tienen responsabilidad; no sé si es nuevo para ustedes, pero la tienen, y la podrán devolver al país tras el acuerdo», según Puigdemont, que también ha agradecido al diputado de la CUP Joan Garriga que en su intervención haya prometido que no pedirán la luna.

Puigdemont dice que es importante demostrar la máxima ambición, pero también el máximo realismo, y ha añadido: «Estoy aquí porque hay una garantía de estabilidad y es lo que la gente espera».

«Necesitamos que la estabilidad parlamentaria que ustedes y nosotros hemos firmado se vaya explicitando», ha dicho poco antes de que, en el mismo pleno, se vote una propuesta de resolución para devolver la paga extra de 2012 a los funcionarios, en la que se puede escenificar una diferencia de voto entre JxSí y la CUP.