Los candidatos por Barcelona, en uno de los debates de esta pasada semana
Los candidatos por Barcelona, en uno de los debates de esta pasada semana - EP
28-A

Otras elecciones marcadas por el desafío separatista en Cataluña

Los escraches a los constitucionalistas y los candidatos en prisión, protagonistas de la campaña en el territorio catalán

Barcelona Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

El futuro político de España no dejará de pivotar sobre Cataluña también en estas elecciones. No solamente por los 48 escaños que hoy estarán en manos de los 5.588.095 catalanes que tienen este 28-A derecho a voto, sino porque el desafío secesionista y el futuro de la unidad de España han sido, una vez más, uno de los ejes de la campaña electoral. Eso sin contar con que fue precisamente la negativa de los partidos secesionistas en el Congreso -Esquerra Republicana de Catalunya (ERC) y Junts per Catalunya (JpC)- a secundar los presupuestos del Gobierno de Pedro Sánchez lo que precipitó el adelanto electoral.

Como era previsible, el «procés» y sus consecuencias han sido el hilo conductor para las formaciones que hoy concurren a las urnas. Las cuentas estatales quedaron tumbadas a mediados de febrero, el mismo día en que arrancaba el juicio por el 1-O, y tres días después, con el impacto de ver a los líderes independentistas encarcelados sentados ante el Tribunal Supremo, el propio Sánchez anunció la convocatoria electoral. Dos meses después, con el juicio todavía en marcha, las formaciones independentistas se han aferrado al 1-O y al discurso victimista con el asunto de lo que consideran «presos políticos» para aprovecharlo durante la campaña. Primero, con la habitual presencia de símbolos y guiños partidistas en organismos públicos que, por orden de la junta electoral, acabaron desapareciendo, a pesar de las argucias del gobierno de Quim Torra para amagar con desobedecer. También, con la presentación de cabezas de lista que están encarcelados -Junqueras y Romeva (ERC); Sànchez, Turull y Rull (JpC)-. La Junta Electoral Central lo permitió, incluso avaló tras un sinfín de acuerdos que celebraran entrevistas y ruedas de prensa, con lo que los separatistas han conseguido poner en el centro del debate a los presos, en un intento más de utilizarlo como arma electoral.

En el otro extremo, PP y Ciudadanos han capitaneado una campaña para denunciar el acercamiento que, según ellos, el PSOE ha tenido con las formaciones soberanistas y para defender la recuperación de las libertades y la normalidad democrática en Cataluña. Los escraches sufridos por sus líderes, Cayetana Álvarez de Toledo e Inés Arrimadas, en territorios hostiles como la Universidad Autònoma de Barcelona (UAB) o feudos independentistas como Vic o Torroella de Montgrí, respectivamente, volvieron a empañar unos días en los que las propuestas debían ser las protagonistas.

Día de tregua

Con la campaña ya sentenciada y a la espera de que la ciudadanía responda hoy a sus propuestas, las formaciones dieron ayer una tregua con la jornada de reflexión. Un día en el que, como es habitual, los candidatos dedicaron a la familia, al aire libre y a sus «hobbies». El candidato de En Comú Podem (ECP) por Barcelona, Jaume Asens, salió a pasear en bicicleta para «liberar tensiones» y visitó su abuela paterna de 102 años, a la que hoy prevé acompañar a votar, según explicaron fuentes de los comunes a Efe.

Para ERC, con Junqueras en la cárcel, el número dos, Gabriel Rufián, comió con su familia y vio una película con su hijo. Su homónima en JpC, Laura Borràs, también pasó el día en familia y realizó una «ruta literaria» por Sant Cugat del Vallès. Por su parte, la cabeza de lista del PSC por Barcelona, Meritxell Batet, fue a tomar el aperitivo, comió con su madre y dedicó la tarde a una de sus grandes pasiones: la danza. Así, acudió al Liceu para ver el Ballet de Lyon y luego fue «a tomar algo». La cabeza de lista del PP por Barcelona, Cayetana Álvarez de Toledo, que anteayer participó en el acto de cierre de campaña de su partido en Madrid, regresó ayer a Barcelona para pasar parte de la jornada reflexión en compañía de sus dos hijas. La cabeza de lista de Cs por Barcelona, Inés Arrimadas, fue la única que se exhibió públicamente: la candidata de origen jerezano, enamorada de las sevillanas, visitó por la mañana la Feria de Abril de Cataluña con traje de flamenca. Luego, aprovechó para descansar para la larga jornada que a todos les espera.