Budó, esta semana, en la rueda de prensa tras la reunión del gobierno catalán
Budó, esta semana, en la rueda de prensa tras la reunión del gobierno catalán - EP

La Generalitat exige «el cese inmediato» del jefe de la Guardia Civil en Cataluña por «ofender» y «provocar»

Budó envía una carta a Calvo indicando que las palabras del general de brigada incrementarán «el nivel de conflicto»

D. Tercero
BarcelonaActualizado:

«Provocación» y solo incrementará «el nivel de conflicto» entre «España y Cataluña». Así ha calificado la portavoz de la Generalitat de Cataluña, Meritxell Budó, las palabras pronunciadas ayer por el jefe de la Guardia Civil de Cataluña, Pedro Garrido, en las que recordaba que la Benemérita volvería a hacer lo mismo que el 1 de octubre de 2017 para evitar que se celebrase un referéndum ilegal.

Por ello, Budó ha enviado hoy una carta a la vicepresidenta del Gobierno de España en funciones, Carmen Calvo, exigiendo «el cese inmediato del actual responsable de la Guardia Civil en Cataluña» e instando al Ejecutivo de Pedro Sánchez a que «emprenda las acciones oportunas ante la ofensa y el agravio ocasionados».

Tal y como figura en la misiva, a la que ha tenido acceso ABC, la portavoz del gobierno autonómico expresa a Calvo el «profundo malestar y absoluto rechazo a las desafortunadas declaraciones» del jefe de la Guardia Civil en la región, efectaudas ayer con motivo de la celebración de la patrona de la Benemérita, que considera son de «contenido político» y no respetan «la presunción de inocencia» de los presos por el 1-O.

Malentendido entre administraciones

Al acto acudieron, como es habitual, los mandos de los distintos cuerpos policiales que actúan en Cataluña, también los Mossos d'Esquadra. Tras salir del acto, la Consejería de Interior filtró que los mandos políticos de los Mossos se habían sentido molestos por las palabras de Garrido.

Ya por la tarde, la delegada del Gobierno en Cataluña, Teresa Cunillera, trató de apaciguar los ánimos reuniéndose con los responsables de la policía autonómica. Aparentemente, el malentendido quedó cerrado.

Sin embargo, hoy, la Generalitat ha expresado su malestar por las palabras del jefe de la Guardia Civil enviando una carta a la vicepresidenta del Gobierno en funciones y recordando que del jefe de la Benemérita en la región esperan «una profesionalidad y una neutralidad fuera de duda en el marco de sus competencias, y un respeto absoluto hacia sus homólogos del cuerpo de los Mossos d'Esquadra».

«Incrementar el nivel de conflicto»

En esta línea, Budó considera que la actuación del responsable policial está «absolutamente fuera de lugar» y advierte de que sus palabras «tendrá efectos a largo plazo y socaba la relación de colaboración entre ambos cuerpos, que debería basarse en la confianza mutua con el objetivo de garantizar la seguridad de todos los catalanes».

Finalmente, la portavoz autonómica considera que la opinión de Garrido «no hará más que incrementar el nivel de conflicto» y señala que su actitud recuerdan a «tiempos pasados que creíamos que, por suerte, en nuestro país habían desaparecido hace ya años».