Manifestantes de la CUP, ante la sede del PP
Manifestantes de la CUP, ante la sede del PP - ABC

«Escrache» de la CUP al PP para exigir el referéndum

La diputada Anna Gabriel y el exdiputado David Fernández secundan el acto de acoso a los populares

BARCELONAActualizado:

Medio centenar de simpatizantes de la CUP, entre ellos el exdiputado David Fernández, y la diputada del Parlament, Anna Gabriel, se han manifestado este lunes a las puertas de la sede del PP de Barcelona para reclamar que el Gobierno permita la celebración de un referéndum.

David Fernández y Anna Gabriel, ante la sede del PP
David Fernández y Anna Gabriel, ante la sede del PP - ABC

Los manifestantes, convocados por Arran, la facción juvenil de la formación anticapitalista, han intentado entrar en la dependencias del partido y han llegado hasta el control de acceso, que han llenado de pegatinas y pósters de la organización. También han colocado una pancarta en la que podía leerse: «La autodeterminación no se negocia. Referéndum sí o sí».

Los jóvenes han llenado la fachada con pegatinas y carteles, han pintado con grafiti rojo una bandera independentista, y han entrado a la sede portando urnas de cartón.

Una pareja de agentes de Mossos d'Esquadra que han llegado al lugar han conversado con ellos en el interior del acceso, tras lo cual los jóvenes han salido de la sede por su cuenta entre gritos de «fuera las fuerzas de ocupación» y, posteriormente, una decena de Mossos han acudido al lugar también.

Aspecto de la entrada de la sede del PPC tras el "escrache" de la CUP
Aspecto de la entrada de la sede del PPC tras el "escrache" de la CUP - PPC

La portavoz de Arranz, Mar Ampurdanès, ha asegurado desde un atril situado en la calle que el PP es un partido «de herencia franquista y el representante más rancio de los Països Catalans» y también ha pedido a Junts pel Sí (coalición parlamentaria de CDC y ERC) que «abandone la vía del pacto, porque el pueblo no admite traiciones».

«Estamos dispuestos a defender por todos los medios la autodeterminación», ha dicho la portavoz de la organización juvenil, que ha llamado a «defender el referéndum», que «pertenece al pueblo y es éste quien lo tirará adelante».

Albiol tacha a la CUP de «fascistas»

El presidente del PP de Catalunya, Xavier García Albiol, ha tachado de "fascistas" a los diputados de la CUP en el Parlament y, en concreto, a la diputada Anna Gabriel y a los miembros del movimiento de la izquierda anticapitalista e independentista Arran, por irrumpir en su sede. «Son un grupo de fascistas que representan lo peor y lo más rechazable de la sociedad catalana y les advierto de que no nos asustarán ni nos callarán por muchas amenazas y violencia que usen», ha sentenciado Albiol en declaraciones a los medios a las puertas del PP tras la concentración.

Ha dicho sorprenderse cada vez que los diputados 'cupaires' piden amparo al Parlament, cuando su el PP les llama violentos y considera que este lunes, con la asistencia de Gabriel a la protesta, se demuestra que se estaban quedando "cortos", por lo que ha reiterado que continuarán defendiendo la libertad y la democracia.

Mientras, el portavoz de ERC, Sergi Sabrià, ha condenado la acción. «Para nosotros esta no es la forma de conseguir la victoria. Las victorias de este país no las conseguiremos con ocupaciones y, por tanto, condenamos esta acción», ha asegurado en rueda de prensa en ERC junto al eurodiputado Jordi Solé. «Trabajamos para poder poner las urnas, votar y tomar las decisiones mediante procesos democráticos», por lo que ha criticado la protesta ante la sede de los populares catalanes, que han cubierto de carteles.

Puigdemont: «Absolutamente condenable»

El líder del PSC, Miquel Iceta, ha avisado de que la «democracia exige respeto a todas las opiniones» y es «incompatible con cualquier acción que interfiera en el funcionamiento de los partidos». En un mensaje a través de Twitter, Iceta ha expresado: «La democracia exige respeto a todas las opiniones».

También ha aludido a los hechos el president de la Generalitat, Carles Puigdemont, que ha apuntado que "cualquier acción que intente limitar la libertad de actuación de cualquier grupo político es absolutamente condenable”.