Debacle del PSC y «sorpasso» del PP
Jorge Fernández junto a Carme Chacón y el alcalde de Badalona, Xavier García Albiol - EFE
elecciones 20-n

Debacle del PSC y «sorpasso» del PP

Los populares podrían superar por primera vez a CiU, gracias al hundimiento de los socialistas

MARÍA JESÚS CAÑIZARES
BARCELONA Actualizado:

Los populares catalanes han hecho suyo ese lema oriental que dice: «Si tu adversario se equivoca, no le distraigas». La cosa va por la irritada precampaña del cabeza de lista de CiU, Josep Duran i Lleida, cuyas invectivas contra inmigrantes, homosexuales, andaluces y obispos han sido atribuidas a los nervios que produce saber que el PP podría dar el «sorpasso» en las elecciones generales y ponerse por delante de los nacionalistas.

Todos los sondeos avalan el crecimiento de la formación que encabeza Jorge Fernández, que ahora tiene 8 representantes en el Congreso y podría igualar los resultados de 2000, año en que José María Aznar ganó con mayoría absoluta y el PP catalán obtuvo 12 escaños. Los más optimistas le otorgan 13. La decisión de Rajoy de abrir campaña en Cataluña demuestra la importancia que el partido da a una comunidad que fue clave en la victoria del socialista José Luis Rodríguez Zapatero en 2008. Los populares podrían recuperar el diputado de Gerona y lograr por primera vez senadores por designación directa.

Gasto público

Ese año, el PSC obtuvo nada menos que 25 escaños, aunque la cifra se volvió un arma de doble filo, pues a pesar de la nutrida representación catalana en las filas socialistas y de la presencia de dos ministros en el Gobierno —Celestino Corbacho y Carme Chacón, hoy candidata a las generales por Barcelona—, esta formación ha conocido la debacle como miembro de un Ejecutivo tripartito (PSC, ERC e ICV) incapaz de frenar la crisis económica —742.000 parados en Cataluña— y las veleidades separatistas de sus socios, que contribuyeron a disparar el gasto público y la deuda catalana. La sangría de votos socialistas empezó en las autonómicas, siguió en las municipales —el PPC le arrebató 30.000 votos, sobre todo en el área metropolitana de Barcelona, nuevo escenario de contienda entre ambas formaciones— y se acentuará el 20-N, pues hay quien augura que puede perder más de 10 diputados. De confirmarse esa previsión, se produciría un triple empate técnico entre PSC, PP y CiU.

Los republicanos, cuyo candidato es Alfred Bosch, también acusarían el desgaste y podrían quedarse sin representación, mientras que ICV, con Joan Coscubiela como cabeza de lista, crecería a costa del PSC y como catalizador de los «indignados». Los nacionalistas podrían obtener dos o a lo sumo tres escaños más —ahora tienen 10—, pero está por ver si los recortes aplicados por el Gobierno autonómico de Artur Mas le pasan factura. Lograr un pacto fiscal es el «leitmotiv» de la campaña de Duran y requisito para apoyar a Rajoy si este no logra la mayoría absoluta.