Los Mossos d'Esquadra han puesto en marcha una operación contra el narcotráfico en Barcelona
Los Mossos d'Esquadra han puesto en marcha una operación contra el narcotráfico en Barcelona - Efe

Una operación contra los «narcopisos» en Barcelona se salda con 55 detenidos en 40 registros

El gran operativo, que incluye unos cuarenta registros en Ciutat Vella, ha contado con más de 800 agentes de los Mossos y la Guardia Urbana

BarcelonaActualizado:

Operación sin precedentes contra los narcopisos en Barcelona. Los Mossos d’Esquadra, en colaboración con la Guardia Urbana, desplegaron ayer un amplio dispositivo policial en el distrito de Ciutat Vella que se saldó con la detención de 55 personas y el registro de 40 edificios en los que se distribuía droga. El despliegue policial, que llega tras una extensa investigación de más de dos años, iba contra una de las principales redes de distribución de sustancias en Barcelona, cuyos miembros son mayoritariamente de origen dominicano, aunque hay miembros de distintas nacionalidades.

La operación arrancó a las 7 de la mañana con decenas de furgones y vehículos policiales, tomando literalmente el Raval y acompañados por un helicóptero que controlaba desde el aire el dispositivo. Un total de 700 mossos y 150 urbanos participaron en la causa y calles como Cera, Aurora o Sant Climent, en las que los vecinos llevan tiempo exigiendo agentes para que cesen los problemas de convivencia, estuvieron custodiadas durante buena parte del día por agentes.

Al menos cinco precintos

El amplio despliegue policial, hecho a partir de las órdenes del titular del Juzgado de Instrucción número 27 de Barcelona, permitió actuar directamente contra 26 narcopisos y 14 edificios de una red de distribución y venta de droga, muchos de ellos en el Raval, uno de los más afectados por los narcopisos. Trece de los considerados como narcopisos recuperaron la normalidad y sus propietarios pudieron volver a la finca, mientras que cinco fueron precintados y el resto seguían bajo custodia policial al cierre de esta edición.

La causa, que se había iniciado el pasado abril tras la información previa recabada por los urbanos que patrullan por Ciutat Vella sobre ubicaciones y contactos, se mantiene todavía secreta por los delitos contra la salud pública y organización criminal, por lo que no se descartan más detenciones en las próximas horas y días.

Sin contar con el operativo de ayer, los Mossos y la Urbana habían detenido a 60 personas y desmantelado 46 narcopisos en lo que va de año. El 61 % de ellos habían podido ser tapiados o clausurados con un precinto judicial. Entre este año y el anterior se habían cerrado un centenar de estos espacios dedicados a la venta y consumo de droga, sobre todo heroína, en el distrito, según fuentes de ambos cuerpos policiales.

Un «ataque directo»

Tanto el consejero de Interior, Miquel Buch, como la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, comparecieron para desgranar más detalles del operativo, que calificaron de «éxito». «Ha sido un ataque directo a la red de distribución de droga», resaltó el consejero, mientras que ella destacó el «trabajo conjunto intenso» entre ambos cuerpos y confió en seguir esta línea de presión para acabar con los narcopisos y sus secuelas en el barrio.

«Haremos todo lo que esté en nuestras manos para que estas redes no puedan seguir actuando en nuestra ciudad», aseguró Colau. La concejal de Ciutat Vella, Gala Pin, también avisó de que con el operativo de ayer se deja el claro mensaje de que no habrá más tolerancia en esta cuestión.

Por su parte, los vecinos de la zona denunciaron que hasta ahora se habían hecho actuaciones a cuentagotas y se mostraron esperanzados de que la inseguridad mejore tras la actuación policial. Además, exigieron que no se permite ninguna reocupación de los pisos precintados.

La oposición pide más contundencia

Además, los grupos municipales del PDECat, Cs, PSC y PP aplaudieron la macrooperación. La candidata del PDECat a la alcaldía de Barcelona, Neus Munté, aseguró que «el éxito de la acción policial para hacer frente a la inseguridad y el incivismo exige un gobierno municipal sin complejos, que lidere la Guardia Urbana».

También, la presidenta del grupo municipal de Ciudadanos, Carina Mejías, acusó a la alcaldesa de querer «apuntarse un tanto por la macrooperación cuando ha sido su incapacidad la que la ha provocado». Por su parte, el líder del PSC en Barcelona, Jaume Collboni, aplaudió la medida pero lamentó que demuestra el «fracaso en la política de seguridad» de Colau y reclamó actuar ahora contra la venta ilegal en la plaza Cataluña.

Por otro lado, el presidente local del grupo del Partido Popular, Alberto Fernández, exigió «más firmeza contra la delincuencia» y «redadas continuadas y contundentes».