Artur Mas, ayer a su salida de la reunión de presidentes autonómicos - efe

Mas ve «injusto y desleal» el reparto del déficit entre Estado y las autonomías

Tilda de «ignorante» al ministro Wert por sus palabras sobre la inmersión lingüistica

maría jesús cañizares
barcelona Actualizado:

El presidente de la Generalitat, Artur Mas, considera "injusto y desleal" el reparto que los déficits públicos entre Estado y las comunidades autónomas, y así lo expuso ayer en la conferencia de presidentes celebrada en Madrid.

«Se pueden decir muchas cosas, pero insistir en el error demuestra la ignorancia del ministro».

Asegura que las autonomías gobernadas por el PSOE le apoyaron, así como otras del PP, aunque no de forma tan explícita. Asimismo, ha justificado que no hablara de su apuesta por el Estado propio porque "Cataluña se habría convertido rápidamente en el burro para los golpes". El presidente catalán ha aclarado que sus diferencias con la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, "se debieron a un comunicado que me encontré encima de la mesa y sin avisar".

Mas ha precisado que fue a la conferencia "no a dar una imagen de unidad, para mí la unidad nacional no es mi objetivo vital", sino para dar una imagen de "seriedad y responsabilidad que es lo que interesa a Cataluña". Ha asegurado una Cataluña independiente "es viable económicamente, con una amplia posibilidad de abrirnos al exterior, cada vez exportamos más y vienen más turistas". El objetivo de esta legislatura, ha añadido, es que "los catalanes elijan democrática y libremente su futuro. Y en este derecho a decidir debe caber el Estado propio, no se puede renunciar a este horizonte"

Sobre las declaraciones del ministro de Educación, Juan Ignacio Wert, quien relacionó independentismo y sistema escolar y anuncia que subvencionará las escuelas catalanas que enseñen el castellano, el presidente nacionalista ha dicho que demuestran que "ni entienden nada ni lo quieren entender". "Se pueden decir muchas cosas, pero insistir en el error, demuestra la ignorancia del ministro". Ha reiterado que los alumnos catalanes tienen un nivel de castellano superior al resto de España y ha asegurado que se mantendrá la inmersión.

Control del déficit

«Si seguimos en el pozo común del café para todos, no tendremos salida»

Artur Mas ha explicado que el orden del día prefijado en la conferencia de presidentes desde hace días estaba centrado en política europea y política de crecimiento y de control del déficit. "Yo decidí que me ceñiría a ese orden del día e interpreté que esa conferencia se hacía para dar una imagen de seriedad ante los mercados. En este sentido, cualquiera referencia que yo hiciera se habría utilizado rápidamente en Cataluña en el burro para los golpes una vez más". Así justifica que no aludiera al debate sobre la independencia que se vive en Cataluña "y nadie me hizo ninguna referencia en ese sentido, ni el Rey, ni el presidente del Gobierno ni ningún presidente autonómico".

Mas ha dicho que hubo postura unánime sobre cumplir los objetivos de déficit, pero sí hubo controversia respecto a si la UE estaba actuando bien en el equilibrio entre austeridad y crecimiento. También hubo acuerdo total sobre la necesidad de que la UE no retrase el cumplimiento de los acuerdos que se adoptan en las cumbres europeas.

El presidente catalán también ha explicado que hubo debate intenso sobre si es necesario revisar el modelo de financiación. "Yo me quedé al margen voluntariamente porque, tal como está en panorama español, he llegado a la conclusión de que Cataluña debe quedar lo más separada posible. Si seguimos en el pozo común del café para todos, no tendremos salida, pues todas las comunidades querrán los mismos recursos", ha dicho.

El líder de CiU ha insistido en que Cataluña debe tener un sistema bilateral diferenciado, aunque solidario. Pero el debate principal y más intenso es cómo se reparten los déficits públicos entre el Estado y las autonomías. "Aquí sí que participé porque intenté liderar este asunto. Dije que el reparto y sacrificio es injusto y desleal porque la administración central se queda con una parte muy importante del tiempo para reducir el déficit, pero obliga a las autonomías a hacerlo en menos tiempo".

Considera que este desequilibrio supone "hacerse trampas en el solitario". Mas asegura que otros presidentes autonómicos estaban de acuerdo, especialmente los gobernados por el PSOE, aunque algunos del PP también asintieron.