Santi Rodríguez - Tribuna Abierta

Se busca traidor

«La disposición al diálogo debe existir siempre, pero ello no debe significar la disposición a tragar con cualquier escenario»

Santi Rodríguez
Actualizado:

Hace unas muy pocas semanas advertía en estas mismas páginas de las dificultades del diálogo y la negociación con los dirigentes secesionistas y apuntaba a la previa necesidad de un compromiso de lealtad con los catalanes y con el Estado de Derecho.

Hoy, después de los espectáculos brindados, desde Tarragona hasta Washington por el President de los separatistas -del resto de catalanes ha renunciado-, creo que se han hecho más nítidas y evidentes las dificultades de intentar resolver un conflicto cuando una parte, la misma que ha creado el conflicto, no tiene el más mínimo interés de resolver absolutamente nada, sino que persiste en mantener el conflicto.

Alguien, ni que sea el Presidente del Gobierno de España, puede pensar que posicionarse o simplemente opinar sobre los despropósitos de Torra, puede dificultar el diálogo, pero se equivoca porque lo que dificulta el diálogo es persistir en el error de pensar que Catalunya ya es una república aunque nadie la reconozca y solo se lo crean los afectos al régimen. Que no se engañe Pedro Sánchez porque aquí en Catalunya dicen y repiten hasta la saciedad el mantra de que ya están en la República, porque ganaron un referéndum; vaya, como Juan Palomo, yo me lo guiso, yo me lo como.

La disposición al diálogo debe existir siempre, pero ello no debe significar la disposición a tragar con cualquier escenario, por muy escuálidos que sean los apoyos parlamentarios. Es evidente que Sánchez le debe a los secesionistas la factura del acceso a la Moncloa por la puerta de atrás, pero se lo debe él, no los españoles, y menos aún los catalanes.

Pero eso no es todo, además el independentismo tiene un grave problema de liderazgo -Torra no es más que un trampantojo de Puigdemont-, y eso supone una incapacidad absoluta de siquiera intentar llegar a ningún de acuerdo que, aunque no es su voluntad, le pueda presentar ante la sociedad que han empujado al secesionismo como un traidor a la causa, y ese es el auténtico drama: ¿quién es ahora el traidor que reconoce que han conducido a dos millones de catalanes a un callejón sin salida?

Santi RodríguezSanti Rodríguez