Queman de palés y neumáticos a las puertas de Printolid - F. BLANCO
HUELGA GENERAL

Cargas policiales y cinco heridos en Michelín marcan las primeras horas

T. GIGANTO
J. GILÉS Actualizado:

Cargas policiales, principalmente a las puertas de la sede del Servicio Municipal de Autobuses de Valladolid (Auvasa) y de la factoría Michelín, marcaron las primeras horas de la Huelga General en Castilla y León. La entrada a las dependencias de Michelín, alrededor de las cinco y media de la madrugada no podía tener el ambiente más caldeado. Sindicalistas de CC.OO. y UGT, apostados a la entrada y abrigados por las llamas de los neumáticos esperaban la llegada de los trabajadores del turno de las seis para impedirles la entrada, hecho que ha intentado evitar la Policía Nacional, cuya carga, según denunciaron los secretarios regionales de CC.OO. y UGT, Ángel Hernández y Agustín Prieto, ha provocado heridas de diversa consideración en cinco representantes de ambos sindicatos, de los cuales uno se encuentra a estas horas de la mañana en observación del Hospital Clínico de Valladolid. Gerardo Cortijo, responsable de CCOO de Michelín, se sentía optimista a pesar del altercado y preveía que «la huelga va a ser un éxito».

Según dichas fuentes los heridos se encontraban intentando informar en la jornada de huelga a los trabajadores que entraban a las seis de la madrugada en el turno de mañana de Michelín cuando la policía cargó contra los piquetes y uno de los heridos quedó «inconsciente» y junto con el otro herido tuvo que ser trasladado al Hospital Clínico Universitario de Valladolid.

Muy cerca, en Mercadolid, la situación se ha presentado más tranquila a lo largo de la madrugada. Banderines clavados en el suelo de la rotonda de acceso al mercado indicaban que allí se habían congregado un buen número de sindicalistas, y la tranquilidad en la entrada de mercancías estaba lejos de ser como la de un día cualquiera a las seis y media de la madrugada. «Apenas han entrado camiones, y los que lo han hecho, no han tenido problemas», ha afirmado un trabajador del mercado. Dentro, la mayoría de los puestos tenían las trampillas bajadas, aunque ha habido quien no se ha querido quedar en casa, «la huelga no va conmigo», ha reconocido a este periódico un mayorista de fruta y verdura. Tras el movimiento de las horas punta para la entrada de camiones y los cambios de turno, los piquetes se han trasladado a Auvasa, donde, ante la ausencia de un pacto de servicios mínimos en el transporte urbano, los sindicalistas han hecho fuerza para evitar que no salieran autobuses, o al menos que no funcionasen más de los que podrían considerarse como servicios mínimos. Una vez controlada por las Fuerzas de Seguridad la sentada de los sindicalistas apostados a la entrada de la sede del Servicio Municipal de Autobuses, empezaron a salir, con hora y media de retraso, 38 de los 110 vehículos que habitualmente operan en la ciudad vallisoletana. Lo hicieron entre los gritos y las quejas de los sindicalistas ya que consideraban excesivo el número de autobuses.

Horas antes, los piquetes impedían la entrada de los trabajadores a Printolid, rotativa donde imprimen este diario y El Norte de Castilla. Mientras, la normalidad fue la nota predominante a las puertas de Renault en Valladolid a la entrada del turno de mañana y en la sede de Mercaolid, aunque el mayor complejo de distribución mayorista de productos perecederos del Noroeste de España se vio seriamente afectado por la Huelga General, ya que durante la madrugada no ha alcanzado ni un 10 por ciento de lo que es habitual en una jornada normal, según indica la dirección del centro mediante una nota de prensa.