Embalse de los Barrios de Luna (León)
Embalse de los Barrios de Luna (León) - ICAL
Sociedad

Tejerina: «No queda agua en los embalses. Habrá que limitar el riego»

El conjunto de la reserva hidráulica en el Duero está al 30,6 por ciento de su capacidad, siete puntos por debajo de la media nacional

ValladolidActualizado:

Un vistazo a los embalse es la prueba de la más cruda realidad de la sequía que arrastra buena parte de España y, especialmente, Castilla y León. Y el otoño ha comenzado sin ser generoso en precipitaciones, que las predicciones de la Aemet (Agencia Estatal de Meteorología) no dibujan hasta noviembre. La situación es grave, y de forma notable en la Comunidad. «No queda agua en los embalses. En Castilla y León no hay más remedio que limitar el agua para regadío» si las condiciones siguen así en los próximos meses, afirmó ayer la ministra de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente, Isabel García Tejerina. Y es que, incidió durante su intervención en el desayuno informativo de Fórum Europa, la prioridad es «salvaguardar las necesidades de la población».

Y el panorama en la cuenca del Duero no es precisamente alentador. El conjunto de la reserva hidráulica en el Duero -incluyendo pantanos y presas privadas para producción hidroeléctrica- está al 30,6 por ciento de su capacidad, lo que en cifras absolutas supone que los embalses tienen 2.300 hectómetros cúbicos de agua almacenados de los 7.507 que caben, casi la mitad que hace un año (4.286) y que la media del último decenio (4.126).

Las reservas en el Duero están más de siete puntos por debajo de la media nacional (37,8 por ciento), también en niveles inferiores a los de registros pasados por estas fechas. Es la tercera cuenta con unos valores más bajos, sólo por delante de las situadas en zonas en principio más secas, como son la del Segura (al 13,6 por ciento) y el Júcar (25,4). Una situación que contrasta, por ejemplo, con el Cantábrico Oriental, al 67,1%, o el Tinto, Odiel y Piedras, al 68,6.

Barrios de Luna, crítico

Si se tienen en cuenta los dieciocho embalses que gestiona la Confederación Hidrográfica del Duero (CHD) -destinados fundamentalmente a riego, cuya campaña ya acabó, y abastecimiento- el panorama es aún más desalentador. Se encuentran al 19,5 por ciento de su capacidad, veinte puntos por debajo de los niveles a estas alturas de 2016. En total, almacenan 559,7 hectómetros cúbicos de agua de los 2.877,5 para los que tienen capacidad.

La situación no es igual en todos. Sólo el segoviano de El Pontón Alto, de escasas dimensiones -7,4 hectómetros cúbicos de capacidad- está a más de la mitad de sus posibilidades. Hay nueve que ya han bajado del umbral del 20 por ciento. Es sobre todo en León y Palencia donde el panorama está más seco. Los cuatro embalses leoneses que pertenecen al Duero están por debajo de ese nivel. Sobresale la crítica situación de Barrios de Luna, al 4,2 por ciento de su capacidad. En una semana ha perdido 0,6 hectómetros y por el momento son más las reservas que salen que las que entran. Dispone de 13 hectómetros cúbicos de los 308 que caben. Hace un año tenía 70,8. También los palentinos de La Requejada y Aguilar de Campoo están muy bajos, al 9,5 y 8,7 por ciento, respectivamente.