Soraya Rodríguez, en una imagen de archivo - ICAL

Soraya Rodríguez pide su baja como militante del PSOE por su «discrepancia profunda» en la relación con el independentismo

Figura importante en el partido en los tiempos de Alfredo Pérez Rubalcaba su distanciamiento con Pedro Sánchez le ha llevado a abandonar la militancia socialista que tenía desde los 18 años.

MadridActualizado:

La ex portavoz del PSOE en el Congreso, Soraya Rodríguez, se da de baja como militante del partido en el que lleva militando desde los 18 años. Así se lo ha comunicado esta mañana en una carta a la secretaria provincial del partido en Valladolid.

En una carta muy contundente enviada a la secretaria provincial de Valladolidad, Teresa López, Soraya Rodríguez justifica su salida de la formación por «la discrepancia profunda que mantengo con la dirección del partido en relación a su política con el independentismo catalán». [Consulte aquí la carta íntegra de Soraya Rodríguez]

«Creo que la posición que sostengo, que hace no mucho tiempo era mayoritaria en el partido, y que quedo recogida en la Resolución del Comité Federal de Enero de 2016, es hoy minoritaria», expresa Rodríguez en una carta a la que ha tenido acceso este periódico.

La ex portavoz asegura que «no puedo compartir que la mayoría de la moción de Censura, que ha sostenido al gobierno durante los últimos ocho meses, sea una posibilidad viable de conformar una mayoría parlamentaria razonable para sostener a un gobierno socialista». Rodríguez expresa su «deseo» de que «tras los resultados electorales del 28 de Abril el PSOE no reedite la mayoría de la moción de censura para obtener una investidura».

La decisión de Sánchez de no rechazar específicamente esta nueva fórmula de Gobierno ha sido el punto definitivo: « Hacer depender de nuevo la gobernabilidad del país del independentismo que ha iniciado una operación de acoso y demolición del Estado de Derecho y de la Constitución, tendría consecuencias muy negativas para nuestra democracia». La ex dirigente considera que esto «haría imposible el necesario diálogo con Cataluña, como se ha demostrado recientemente con el intento de condicionar la aprobación de los presupuestos generales a la creación de mesas de partidos al margen de las cortes generales donde se pudiera hablar y decidir sobre un inexistente derecho de autodeterminación».

Recientemente la dirección socialista la apartó del cargo como vicepresidenta primera de la Delegación española en la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa. Fue purgada tras sus críticas a la figura del relator aceptada por el Gobierno en sus conversaciones con los independentistas: «Ni mediadores, ni relatores. El diálogo entre el Estado y una CCAA necesita respeto a la Constitución, al Estatuto y a las instituciones», había escrito días atrás.

Rodríguez manifiesta qye «el diálogo de Cataluña debe abordarse de manera amplia, incluyendo desde luego a todos los catalanes y desde un amplio consenso de los partidos constitucionalistas. Partidos que, con posiciones políticas e ideológicas diferentes, hemos participado siempre de un consenso constitucional esencial sobre la integridad territorial y la soberanía nacional». La ex portavoz argumenta que ya no tiene sentido «seguir manteniendo mi posición dentro del partido cuando las diferentes opiniones políticas se entienden como críticas personales y cada vez existen más compañeros que reciben como una agresión al partido las opiniones discrepantes».

Diputada hasta la legislatura recién agotada, Rodríguez fue una de las figuras importantes del partido durante el mandato de Alfredo Pérez Rubalcaba. Pero desde que Pedro Sánchez se hizo con los mandos del partido por primera vez en 2014 Rodríguez siempre estuvo enfrente. En esa primera campaña apoyó a Eduardo Madina y en el último proceso lo hizo con Susana Díaz.

En su actividad antes de entrar en política Soraya Rodríguez fue abogada del centro de información Derechos de la Mujer y Casa de Acogida a Mujeres Maltratadas. En el Ayuntamiento de Valladolid fue Directora del Centro de la Mujer.