Ileana M. Greca, la profesora de la Universidad de Burgos coordinadora del programa
Ileana M. Greca, la profesora de la Universidad de Burgos coordinadora del programa - R. O.
Educación

Robótica en el aula: jugar para aprender

Un programa europeo liderado por la UBU fomenta el uso de robots en Infantil y Primaria para incentivar las habilidades en Ciencia, Tecnología, Matemáticas e Ingeniería

BurgosActualizado:

Investigadores de universidades de España, Suecia, Italia y Chipre colaboran en un proyecto europeo que pretende generalizar el uso de la robótica en las aulas de enseñanza Infantil y Primaria como método para que los alumnos aprendan jugando y adquieran habilidades de Ciencia, Tecnología, Matemáticas e Ingeniería a edades tempranas. El programa, denominado «botSTEM», liderado por la Universidad de Burgos y coordinado por la profesora Ileana M. Greca, acaba de culminar su primera fase, de contenidos más teóricos, y este mes de octubre iniciará una fase experimental en centros educativos de los cuatro países implicados. En el caso de Burgos, se realizará esta prueba de efectividad en tres centros educativos y será aplicado el manual experimental por alumnos de 4 a 8 años tutelados por medio centenar de profesores.

La profesora Greca asegura que ese tipo de enseñanzas son «el futuro» porque se trata de que los alumnos aprendan a edades tempranas a desarrollar lo que denomina «pensamiento computacional». Se trata de una manera de pensar que afronta problemas complejos dividiéndolos en apartados más sencillos y que se basa en prueba y error, «porque de los fallos también se aprende». De hecho, el error se trata como una oportunidad de volver un paso atrás y mejorar.

El objetivo no es que todos los niños se conviertan en programadores, sino que entiendan lo que hay, por ejemplo, detrás de un robot virtual. Dentro de veinte años, asegura la profesora Greca, la mayor parte de los trabajos requerirán este tipo de habilidades, que ya son muy útiles actualmente.

En este momento, todos los países europeos parten de un mismo nivel en el uso de las habilidades en robótica para la enseñanza de Ciencias, Tecnología, Ingeniería y Matemática, lo que se denomina STEM, por sus siglas en inglés. Solo en Italia se ha trabajado algo más en los últimos años con la robótica en las escuelas.

Pensamiento computacional

El manual que se pondrá en práctica a partir de octubre en varios centros educativos se basa en el uso de materiales y aplicaciones muy baratas o de libre acceso para comenzar a trabajar con una programación muy básica. Sobre esos cimientos, se pretende que los alumnos vayan avanzando hacia una programación cada vez más compleja porque «al final la base es siempre la misma y es el «conocimiento y el pensamiento computacional», insiste la profesora Greca.

Se muestra optimista respecto a los resultados de la aplicación práctica del manual. De hecho, algunas partes, como la que relaciona robótica y ciencia, ya se han probado en algunas experiencias puntuales con «muy buen resultado».

El momento de la verdad llegará en el curso 2019-2020. Será entonces cuando se ponga en práctica la versión final del manual, que se publicará en varios idiomas y será accesible para todos los centros educativos que lo requieran.