Francisco Igea y Fernández Mañueco conversaron antes del pleno celebrado este marteS
Francisco Igea y Fernández Mañueco conversaron antes del pleno celebrado este marteS - HERAS

Mañueco, a Tudanca tras sus duras críticas al Gobierno PP-Cs: «Supere sus frustraciones»

El presidente se defiende con los 200 acuerdos de la Junta en dos meses y ofrece diálogo al líder socialista

Valladolid Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

La primera sesión plenaria del nuevo curso parlamentario, en la que el nuevo Gobierno PP-Cs ocupó por primera vez sus escaños en la bancada azul, dio ya las primeras pistas de lo que puede deparar la legislatura con un PSOE —también Podemos— centrado en torpedear el acuerdo entre las dos formaciones. Y así arrancó el pleno de este martes en el que, tras la toma de posesión de cinco nuevos procuradores, cuatro del PP y uno de Cs —las designaciones de altos cargos ha hecho que corra el banquillo— el portavoz del Grupo Socialista, Luis Tudanca, atacó la labor realizada por el Ejecutivo autonómico desde que tomara posesión en el mes de julio: «Dos meses después de todo lo que tuvieron que tragar, habíamos esperado una actividad llena de ilusión pero les ha cundido para mal», señaló Tudanca. Un planteamiento que obtuvo en la respuesta de Mañueco una recomendación: «Supere sus frustraciones, señor Tudanca, las cosas son como son, no como les gustaría; es un Gobierno del que me siento muy orgulloso, incluido de su vicepresidente».

El líder socialista dirigió sus críticas al incremento de altos cargos y asesores en un Gobierno «con el menor numero de mujeres», «al pisito de Luis Fuentes o la designación de Maroto como senador autonomico». Frente a ello, el presidente de la Junta defendió la labor realizada por su gobierno que, en los cinco consejos celebrados hasta ahora, ha aprobado más de 200 acuerdos con un montante de inversión de 438 millones de euros. Además aprovechó para presumir de «un gobierno cohesionado, transformador que es fruto del diálogo, el acuerdo y el pacto, ofrece estabilidad y certidumbre, y busca el interés general por encima del personal y partidista». Para concluir: «Somos un ejemplo de lo que España y los españoles necesitan», en contraposición a la situación que ha generado Pedro Sánchez, por lo que le pidió al líder socialista que se defina porque «o está con el sanchismo y la incertidumbre o con las personas».

El Jefe del Ejecutivo autonómico hizo entonces un ofrecimiento a Tudanca porque «usted y yo tenemos que hablar, dialogar y, si usted quiere, acordar», entre otras cosas sobre los 440 millones de euros que la Administración central adeuda a Castilla yLeón.

La siguiente pregunta de control llegó del portavoz de Podemos, Pablo Fernández, que se mantuvo fiel a su estilo y, en la misma línea que su predecesor en el atril, atacó el Gobierno de Castilla y León que «a lo único a lo que se ha dedicado ha sido a rapiñar y mancillar» hasta convertirla en un «mercado persa de intercambio de cromos con ayuntamientos y diputaciones». Acusó, también a Mañueco de no haber dado «ni un palo al agua» y esconderse «como un avestruz», en lugar de afrontar los problemas, lo que demuestra su «vagancia». El presidente de la Junta respondió al portavoz de la formación morada acusándole de pasar el verano «velando por los intereses de sus jefes».

Tras las dos preguntas a Alfonso Fernández Mañueco llegaron las dirigidas al los consejeros y, entre ellas, al vicepresidente, portavoz y consejero de la Transparencia, Francisco Igea, que se estrenó como parlamentario para hablar de la tan traída y llevada fusión de municipios. Interpelado por la viceportavoz del Grupo Socialista, Virginia Barcones, Igea fue muy claro:«La Junta no ha anunciado ninguna fusión de municipios», aunque tiró de hemeroteca para recordar que a algunos reconocidos líderes socialistas como Felipe González o Adriana Lastra «sí les gustaría» y así lo demostraron en declaraciones públicas.

«Fusionar los cementerios»

El vicepresidente acusó a Barcones de «no haberse enterado de nada», lo que le valió el reproche de la parlamentaria socialista por haber utilizado un tono «paternalista y machista». Continuó después con los calificativos para denominar a Igea «cierrapueblos» y criticar sus planteamiento «simplista, letal y antiguo», ya que «confunde conceptos, ataca a la línea de flotación del territorio y a la independencia de los ayuntamientos rurales» y porque «no se financia como se debería» a las entidades locales, para las que reclamo, al menos, el doble de lo que reciben actualmente.

En su respuesta el vicepresidente de la Junta criticó que el PSOEno haya dedicado más de dos líneas en su programa electoral a hablar de ordenación del territorio y finalizo su intervención dirigiéndose a los socialistas: «Ustedes van a cerrar los pueblos por extinción; sólo van a fusionar los cementerios».