«Me avala mi gestión y mi trayectoria profesional; no he nacido política»

Pilar del Olmo, candidata del PP a la Alcaldía de Valladolid

VALLADOLIDActualizado:

Consejera de Hacienda desde 2003, «al pie del cañón en lo más fácil y en lo dificilísimo», Pilar del Olmo, la más veterana de los responsables autonómicos de las cuentas, dice que «no» quiere «presumir» de su gestión económica en la Junta porque habrá cosas «que no he hecho bien», pero tiene claro que es un aval para su candidatura a la Alcaldía de Valladolid por el PP que la economía de Castilla y León se haya mantenido a flote también en tiempos de crisis. Por el momento, compagina ambas labores y piensa en la lista que le acompañará en la carrera hacia el 26 de mayo, consciente de que en este momento las elecciones generales están antes, pero también una idea clara de esos nombres: «No será lo que me dejen. Será lo que yo quiera».

-Ha rechazado la propuesta del PP para ir al Senado. ¿La regeneración no era una persona, un cargo?

-No. Muchas veces para defender los intereses a los que representas no es malo estar en Madrid también, donde puedas exigir al Gobierno que invierta en tu ciudad. Yo lo he rechazado por razones profesionales. Ahora mismo tengo una consejería a mi cargo y, además, soy candidata. Me parecía que eran ya muchas cosas y mi objetivo fundamental es ahora ser alcaldesa y representar a todos los vallisoletanos.

-¿Y no se podría entender como admitir ya una derrota?

-No. En absoluto. ¿Por qué? El hecho de admitir ir o no al Senado no tiene nada que ver con una derrota. De hecho, yo no admito ninguna derrota. Tengo tiempo para conseguir ganar.

-En Castilla y León hay una incompatibilidad para ser procurador y alcalde (de una ciudad de más de 20.000 habitantes) y, sin embargo, en su partido sí se podrá ser alcalde y senador. ¿No es una incoherencia?

-Que un alcalde de una ciudad pueda tener representación nacional no me parece que sea contradictorio.

-Nunca ha sido una mujer especialmente activa en el partido. ¿Eso resta o suma votos?

-Yo no he tenido nunca cargo en el partido. Creo que ahora mismo lo que se valora en cualquier elección, y más en las elecciones, es la persona. Evidentemente, habrá mucha gente que vote también porque te presentas con unas siglas políticas. Siempre la persona es importante, pero en las municipales, más. ¿Que me va a sumar o restar el haber estado sin cargos en el partido? Pues, sinceramente, creo que no va a tener incidencia. Por supuesto que concurrir por un partido es muy importante, yo concurro con el PP.

-Sale a ganar, ha dicho, ¿pero teme que la situación a la baja en la que está el PP, y ahí están las encuestas, le pueda restar posibilidades por el efecto arrastre?

-La encuesta verdadera es cuando la gente vota. No admito que el PP esté a la baja, porque tenemos un nuevo líder que lleva unos meses, Pablo Casado. Creo que es una persona muy valiosa que representa perfectamente los valores del PP, que está sentando las bases de nuestro partido, que por supuesto comparto con él, totalmente renovado, que no está desgastado.

-Muchos se preguntan cómo, después de tantos años de consejera, que, como ha dicho, podría cobrar más si volviese a un plaza en la Agencia Tributaria, da el paso inusual de la Junta a una alcaldía. ¿Por qué?

-Hace ya muchos meses que me lo planteó el partido y en principio me sorprendió. Es verdad que no estaba en mis planes. Mi plan era irme a mi puesto de trabajo. Y, pensándolo, me pareció todo un reto y que la ciudad necesita gente distinta, no como lo que ha habido en estos cuatro años, que le den un nuevo impulso, porque Valladolid está cayendo en todo. Me empezó a hacer mucha ilusión y yo sola me he convencido de que era lo mejor para Valladolid y también creo que soy una buena candidata para poder cambiar Valladolid y hacer que esta ciudad tenga un futuro mejor. Quiero pasar a la historia no por ser la primera alcaldesa, que también, sino por ser la persona que cambió Valladolid.

-¿Y qué papel ha jugado José Antonio de Santiago-Juárez -vicepresidente de la Junta y su director de campaña-, de quien Óscar Puente decía que es el candidato en la sombra?

-A parte de ser un buen amigo es un buen psiquiatra. Él me animó. Podría haber sido lo que hubiera querido. Es una persona muy valiosa, gran político. Está conmigo para ayudarme a que gane las elecciones, que las voy a ganar. La pena es que Óscar Puente tiene también gente más valiosa que él que han estado haciendo lo poco, poco, poco que ha hecho el Ayuntamiento. Lo ha hecho Saravia, que sí ha sido alcalde en la sombra para que el señor Puente, muchísimo menos preparado, menos capacitado, se haya lucido. Lo peor de todo es que saque pecho. Es un clon auténtico de Pedro Sánchez, es el Pedro Sánchez del Pisuerga.

-Le acusan de estar haciendo campaña desde su papel de consejera de Economía y Hacienda...

-El que está haciendo campaña desde la Alcaldía es otro y que se presenta. Y mucha más gente. ¿Y qué me dicen de los decretos leyes del Gobierno Sánchez? No pienso dejar la Consejería en tanto en cuanto no cumpla con todos mis compromisos y solucione algunos problemas que todavía existen.

-¿Va a ser su gestión económica como consejera su aval?

-A mí me avala la gestión durante casi 16 años, y también mi trayectoria política, porque no he nacido política. Soy política, pero antes tuve una carrera profesional bastante larga y compuestos de mucha responsabilidad en la administración del Estado. La valoración de una persona no es por lo que haces en el último año. tiene que ser de toda una trayectoria y de una vida y, sobre todo, quiero que me valoren más como persona, tengo mucho que aportar.

-¿Va a seguir esa estela de renovación de listas de Pablo Casado?

-Voy a hacer la lista que creo que mejor conviene a Valladolid. El partido tampoco me ha puesto condiciones e intentaré rodearme de los mejores.

-¿Y tirará más de Junta que de PP?

-No lo tengo predeterminado. Si hay gente valiosa en la Junta, que la hay, por supuesto. También en el partido y en la sociedad civil en general. No es el momento de hacer las listas. Estoy buscando a gente valiosa.

-¿Entonces, ya tiene en mente gente independiente?

-Sí. Tengo en mente de todo: independientes, del partido y de la Junta. Luego hay que seleccionar, porque he pensado en tanta gente buena que me podría acompañar que tengo yo misma que hacerme una selección.

-¿Ha pensado en algún fichaje de un empresario, gurú de la economía...?

-Estoy pensando en los mejores, me da igual el sector. Por supuesto que si me acompaña algún empresario importante, maravilloso.

-Hablaba de Óscar Puente, alcalde y candidato del PSOE. Todavía no le ha criticado mucho. ¿Está preparada para entrar al «barro» político?

-Ne me gusta embarrarme con nadie, no es mi estilo, pero, evidentemente, lo que no voy a hacer es callarme si alguna de las cosas que dice no son verdad. Siempre acepto del adversario político que si ha hecho una cosa bien, no la voy a criticar, pero, evidentemente, en este caso se han hecho pocas cosas, y muchas no han estado bien. No va a ser difícil, sin entrar en el barro, decir que se pueden hacer mejor.

-Otra posible candidata, en este caso de Ciudadanos, puede ser la presidenta de los empresarios, Ángela de Miguel. ¿Le preocupa ya que podría decirse que tienen un perfil parecido?

-No. No me preocupa. En absoluto.

-¿Y las crisis de Ciudadanos pueden afectarle a usted y al PP?

-Yo creo que un partido como Cs lo primero que tenía que hacer es hacérselo mirar. Porque, después del pucherazo que hubo justo aquí en Castilla y León, se ha desacreditado mucho. Vino a hablar de regenaración y lo único que ha demostrado es que ha cogido los usos de los partidos de la restauración borbónica, porque el pucherazo se inventó allí.

-¿Pero dónde cree que irá ese voto que era para Cs?

-Ciudadadanos es un partido que no se pronuncia. En términos nacionales, dice hoy una cosa y mañana, otra. No tiene unas ideas claras. Y aquí en Castilla y León ha dicho Igea que no va a pactar con el PP, por lo que posiblemente pacte con las izquierdas, por lo que la gente tiene que pensar si va a votar a un partido que va a dar el gobierno a las izquierdas.

-Ha dicho que sale a ganar. ¿Pero con quién se sentiría mas cómoda, con Cs o con Vox, si tiene que pactar?

-¿Yo? Con ninguno de los dos. Cómoda, cómoda, con ninguno. Yo he dicho que voy a ganar por mayoría absoluta, ya veremos si no fulmino las encuestas. Al día siguiente, yo, ganadora de las elecciones, voy a hablar con todos, no prejuzgo, porque creo que nos podemos entender siempre si compartimos un gran proyecto de Valladolid.

-¿Y si no gana, se quedará en la oposición?

-Ya he dicho que sí.

-Una de sus apuestas es el soterramiento del ferrocarril en Valladolid. ¿Cómo lo piensa hacer?

-Lo primero, yo tengo voluntad política. Y digo esto a diferencia de Óscar Puente, que no la ha tenido. Es una diferencia sustancial. Segundo, llevo buscando el dinero para financiar la comunidad 16 años, 10.000 millones cada año, conozco muy bien cómo. Pero antes tengo que hacer algo que es necesario que un alcalde haga, pedírselo al Gobierno de España. Igual que se está haciendo en Murcia, se va a hacer en Cartagena, Sant Feliú de Llobregat, Vitoria... Somos ciudadanos de primera, igual que el resto de los españoles, luego tenemos derecho a que se haga el soterramiento. Se puede hacer no con un presupuesto desorbitado, sino más ajustado. El cambio de la ciudad viene de la mano del soterramiento.

-¿Y si el Gobierno no ayudara es posible a través de los mercados?

-Sería posible. Hay muchas maneras, más costosas, pero no me resigno a no pedir primero.

-Entonces, ¿considera que el alcalde no se ha movido?

-No ha tenido voluntad política, a pesar de que lo firmó ante notario en 2011. Otra falta de credibilidad absoluta.

-¿Es su gran apuesta?

-Mi gran obra pública. Mi apuesta de Valladolid es mucho más, una ciudad muchísimo más joven, innovadora, más verde y no haciendo cortes de tráfico sin sentido común, más sostenible... Tengo un proyecto de ciudad revolucionario y tengo mucha ilusión por darle esa vuelta a la Valladolid que va perdiendo cada año más.

-¿Y va a recordar en la campaña a León de la Riva?

-No hace falta que le recuerde yo. Todo el mundo le recuerda. Ha sido un magnífico alcalde durante 20 años y está en la mente colectiva.