Damara de San Roque sigue desaparecida
Damara de San Roque sigue desaparecida - ABC

Aparecen dos de las tres galgas robadas de un búnker de Alameda de la Sagra

Los empleados de una clínica veterinaria las vieron atadas a una señal. Damara, la galga campeona del subgrupo 2 de Castilla-La Mancha y clasificada para la fase final del Campeonato de España, sigue desaparecida

ABC
ToledoActualizado:

Dos de las tres galgas que fueron robadas el pasado mes de diciembre, en Alameda de la Sagra, han aparecido atadas a una señal frente a una clínica veterinaría en la localidad madrileña de Carabanchel Alto. Fueron los trabajadores del centro los que, tras percatarse del hecho, comprobaron el microchip que llevaban los animales y, rápidamente se pusieron en contacto con su propitario, Eduardo Alonso. La que aún sigue desaparecida es Damara, la galga de 30 meses, campeona del subgrupo 2 de Castilla-La Mancha y que estaba clasificada para participar en la fase final de Campeonato de España, el próximo 14 de enero.

El robo de los animales se produjo en la madrugada del pasado 28 de diciembre. Alonso descubrió por la mañana cuando iba a soltar a los perros para que corrieran por el campo, que los ladrones habían reventado la puerta de entrada al búnker donde estaban guardados para ser protegidos de los hurtos. Aunque tiene siete galgos, solo se llevaron a las mejores y más jóvenes, asegura su propietario, quien presentó la denuncia en el cuartel de Añover de Tajo, cuyos agentes continuan con las investigaciones para dar con el paradero de esta perra campeona regional.

Según Alonso, Damara «tiene microchip, tatuaje y su correspondeinte ADN, por lo que al ser robada no puede participar en competición alguna, ni ella ni sus descendientes. Quien la tenga no podría presentarla a ningún campeonato», por lo que el propietario sospecha que el robo lo han realizado «gente caprichosa para participar en carreras ilegales».

Todos los galgos de Eduardo Alonso nacen en su casa y como criador les pone el apellido de San Roque. Más que valor económico, las galgas robadas tienen un gran valor sentimental para este criador de Alameda de la Sagra y su familia, muy apenados desde que desaparecieron. «En el ámbito galguero, Damara es muy conocida; no quiero perder la esperanza, ojalá apareciera antes del Campeonato de España para poder competir, se lo merece», dice Alonso.