Una enorme grúa se levanta desde la Subida de la Granja para los trabajos de ampliación
Una enorme grúa se levanta desde la Subida de la Granja para los trabajos de ampliación - H.HUERTAS

Siete millones de inversión para la ampliación del Cardenal

En año y medio estará lista la reforma del emblemático hotel de Toledo, con 55 habitaciones más

Toledo Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Han pasado varios siglos desde que el famoso cardenal Lorenzana mandara construir en la ciudad de Toledo un palacete como lugar de recreo. Desde el siglo XVIII hasta el XX, el devenir de los tiempos convirtió esta construcción en un hotel con restaurante que, precisamente por su origen histórico, pasó a denominarse Hostal del Cardenal. Propiedad de la familia Botín durante muchas décadas, este bello edificio, construido junto a los muros fortificados de la famosa Puerta de Bisagra, fue adquirido en 2014 por el empresario Carlos Sánchez-Horneros, que compró el complejo a sus anteriores propietarios.

Desde hace unos meses, el emblemático hotel, cuyo nombre es ahora «La Hacienda del Cardenal», se encuentra en obras, rodeado de grúas y obreros para llevar a cabo una importante ampliación del edificio que supondrá triplicar el número de habitaciones de que dispone el establecimiento. Así, de las 27 habitaciones actuales se pasará a contar con 77, convirtiéndose de esta forma en uno de los hoteles de mayor capacidad de la ciudad.

Fuerte pendiente

«Además de las nuevas habitaciones, vamos a constuir un salón y una piscina (ahora hay una pequeña)», explica a ABC Sánchez-Horneros, propietario de la empresa Instalaciones Turísticas S.A. (Inturisa), muy interesado por reeditar el estilo arquitectónico del antiguo Cardenal en los edificios de nueva construcción.

Para la ampliación del complejo hostelero fueron adquiridos en su día el edificio que fue sede de la Espadería Bermejo y los solares colindantes, todos ellos a espaldas del antiguo edificio en un área urbana limitada por la Subida de la Granja con gran pendiente de ascenso a la Diputación Provincial, lo que confiere mayor dificultad a los trabajos de construcción. «Es un proyecto de bastante envergadura, es complicado, son 5.500 metros más de obra, en total cerca de 10.000 metros cuadrados», señala el propietario, quien explica que el edificio de la antigua espadería albergará las nuevas habitaciones: «es un módulo de habitaciones, como un segundo hotel; el resto de habitaciones van en el solar que está entre Bermejo y el Cardenal, pero es todo un conjunto, va a quedar de una sola pieza».

La antigua Espadería Bermejo forma parte de la ampliación
La antigua Espadería Bermejo forma parte de la ampliación - H. HUERTAS

Argumenta Sánchez-Horneros que el deseo de aumentar considerablemente el número de habitaciones responde a que «las economías de escala de un hotel deben estar más próximas a cien habitaciones que a menos de esa cifra» y, como consecuencia, se precisa de un nuevo gran salón y de la ampliación de cocinas y otros espacios, como un aparcamiento para 15 plazas que vendrá a sumarse al existente ante la entrada principal del hotel.

En cuanto a las previsiones de apertura, el empresario calcula que en año y medio estará concluida la ampliación del complejo hotelero, siempre que el entramado burocrático no ralentice los plazos. «La voluntad política, en este caso de la Alcaldía de Toledo, de Milagros Tolón, es buena, pero la gestión de los equipos tanto municipales como de la Consejería de Cultura podría mejorarse», subraya Sánchez-Horneros, cuyo proyecto ha sufrido ya algunos retrasos debido a los permisos y licencias. «Desespera muchísimo que te puedan parar una obra que reporta un beneficio importante para Toledo. A ver si los temas burocráticos nos dejan avanzar porque, como el proyecto está estructurado en diferentes fases, cada vez que presentas una hay que pedir licencia».

Sector hotelero

Las quejas del empresario se ven justificadas por la altísima inversión del proyecto en marcha en «La Hacienda del Cardenal». Se trata, según cuenta a este diario, de una inversión de siete millones de euros, tan solo para la ampliación de las instalaciones. Sánchez-Horneros, de 61 años y natural de la localidad toledana de Los Yébenes, conoció el antiguo Hostal del Cardenal cuando era un niño. «De pequeño fui a muchas bodas», dice, y recuerda la figura de su padre, comerciante yebenoso que viajaba todos los martes al mercado de Toledo, y el hijo le acompañaba. Hasta que, ya de adulto, en una nueva visita al hotel, «vi que había decaído mucho, y que se podía mejorar la gestión para situarlo en el lugar que siempre había tenido como el restaurante más emblemático de Toledo, y les dije: si alguna vez lo quieren vender, lo compro». Al cabo de un año y pico me llamaron. Fue un precio razonable y me hice cargo de todo el personal». La ampliación del hotel lleva asociada la contratación de 15 empleados más, hasta un total de 65, más los extras.

Opina el empresario que el sector hotelero de la ciudad de Toledo goza de buena salud, aunque pone un pero. A su juicio, «deberían perseguir todos los temas de apartamentos turísticos y que los regularicen cuanto antes porque están perjudicando mucho al sector hotelero, que está pagando impuestos y creando empleo mientras que le hacen competencia desleal».

A su juicio, para el desarrollo económico de la capital de Castilla-La Mancha hacen falta otro tipo de proyectos muy diferentes, y cita el parque temático Puy du Fou, que fue inaugurado el pasado viernes y al que fue invitado. «Me parece un proyecto espectacular para Toledo, sus promotores están haciendo las cosas muy bien. Ojalá cualquier ciudad pudiera tener un proyecto así, soy defensor a ultranza».