Montaje elaborado por el Ayuntamiento sobre los arcos encontrados en la panadería de la calle Santo Tomé
Montaje elaborado por el Ayuntamiento sobre los arcos encontrados en la panadería de la calle Santo Tomé - AYTO.
PATRIMONIO

Descubren restos de una mezquita en una panadería pegada a la iglesia de Santo Tomé

Se trataría de un pequeño oratorio del siglo X ó XI y similar a los del Cristo de la Luz o Tornerías. No se podrá visitar porque en ese lugar «vive gente»

TOLEDOActualizado:

Hay un Toledo visible, conocido, al que cada año peregrinan millones de personas para contemplar su casco histórico y sus majestuosos monumentos, y hay un Toledo oculto, igual de impresionante para los entendidos, que, como el magma en los volcanes, de vez en cuando aflora a la superficie.

El último descubrimiento de ese Toledo oculto ha surgido esta semana y son los restos de una pequeña mezquita en la panadería situada en el número 15 de la calle Santo Tomé y en parte de la sacristía de la iglesia del mismo nombre.

«Toledo es sorprendente», dijo este viernes el arqueólogo Antonio Gómez Laguna, quien explicó que a raíz de una obra menor, en una «intervención rutinaria» y tras hacer dos pequeñas catas, apareció un arco polilobulado y, después, un segundo arco, en este caso de herradura, «y es más que probable que haya un tercero (también de herradura)».

Todo ello ha llevado a pensar a los miembros de Global Arqueología, la empresa que presta al Ayuntamiento toledano el servicio de control y seguimiento arqueológico, que esos arcos pertenecen a un oratorio musulmán. «Cumple todos los parámetros que tendría que tener una mezquita», insistió el arqueólogo Gómez Laguna.

La mezquita encontrada tendría su origen en el siglo X ó XI y sería pequeñita, similar a las del Cristo de la Luz o Tornerías, ya que repite la estructura de estos templos. Ahora bien, hay un problema: el nuevo hallazgo no se va a poder visitar. La razón es que se asienta en un lugar en el que «vive gente» como, por ejemplo, la misma panadería.

Lo que sí «se puede hacer (es) una presentación mucho más acotada de lo que realmente hay: puede ser una publicación científica o simplemente una publicación en la página del Ayuntamiento indicando las dimensiones que tiene y lo encontrado», especuló Gómez Laguna.

De momento, los arqueólogos van a trabajar en la zona durante, al menos, «un par de meses». Se va a hacer «una fotometría digital para medir los muros y tratar de encajar lo demás», aunque «posiblemente no se conservará toda la mezquita como en Tornerías o el Cristo de la Luz», reconoció. Hasta la fecha «se suponía que existía (una mezquita), pero nadie sabía dónde estaba», añadió.

«El lunes no queríamos darnos cuenta de lo que habíamos visto, el martes no queríamos pensar que era una mezquita, el miércoles empezamos a plantearnos si aquí había algo raro…», desgranó Gómez Laguna a modo de resumen. Y «la hipótesis más plausible» es que lo hallado sea una mezquita.