Interior de una de las fincas que se van a restaurar para levantar el nuevo hotel en el corazón del Casco Histórico - ANA PÉREZ HERRERA

El Casco tendrá un nuevo hotel de lujo de 67 habitaciones a 20 metros de la catedral

Luz verde a un viejo proyecto del barrio de los Canónigos, que recupera siete históricas fincas que llevaban años abandonadas y con sus edificios apuntalados

TOLEDOActualizado:

Los años oscuros de la crisis son ya historia. Hace unos días conocíamos que Adolfo Muñoz retomaba las obras de un hotel en Zocodover y, este martes por la mañana, la alcaldesa de Toledo, Milagros Tolón, presentaba un nuevo hotel de cinco estrellas que se va a levantar en el barrio de Los Canónigos, en la zona del Pozo Amargo y el callejón del Vicario, a tan solo veinte metros de la Catedral. Se trata de un viejo proyecto que comenzó a fraguarse hace casi 20 años, en 1999 y que, incluso, llegó a tener licencia de construcción en 2010, pero que finalmente no pudo llevarse a cabo. Durante años l a zona ha estado completamente abandonada y los edificios, apuntalados, en peligro de derrumbamiento, lo que ha provocado infinidad de quejas vecinales.

Ahora, la empresa Hoteles Turísticos (Hotusa) va a inverir seis millones de euros en recuperar y rehabilitar un total de siete fincas históricas, con más de 5.500 metros cuadrados, para albergar 67 habitaciones y un SPA en un entorno que alberga la historia de Toledo: restos romanos, árabes, mudéjares y fincas de los siglos XV y XVII.

Teo García, Milagros Tolón y Cristian Naudín
Teo García, Milagros Tolón y Cristian Naudín - ANA PÉREZHERRERA

Milagros Tolón ha presentado este proyecto, junto a dos de los arquitectos responsables, Cristian Naudín y Alejandra Carreras, y el concejal de Urbanismo, Teo García, quien ha anunciado que la licencia de construcción será otorgada en menos de un mes. A partir de este momento, la empresa Hotusa, encargada del proyecto, podrá comenzar la construcción del nuevo hotel, de varios niveles, cuyas habitaciones estarán enmarcadas en seis patios toledanos, respetando los ya existentes en las viviendas. Las obras podrían extenderse entre 15 y 24 meses, en función de «lo que se encuentre cuando se cimiente», según explicó el arquitecto.

La alcaldesa ha destacado que el proyecto es «muy potente» y podrá generar numerosos puestos de trabajo «directos e indirectos». «Este negocio consolida Toledo como atractivo, no solo turístico, sino también para las empresas. Toledo ha demostrado que es una ciudad dinámica, que ha aguantado la crisis en un momento difícil y ha sabido aprovechar las oportunidades», dijo.