Fotos cedidas por el Patronato Municipal de Cultura de Guadalajara. Interior del museo
Fotos cedidas por el Patronato Municipal de Cultura de Guadalajara. Interior del museo
ARTES&LETRAS CASTILLA-LA MANCHA

El Museo Francisco Sobrino, cita obligada con el arte óptico-cinético

El artista guadalajareño fue uno de los exponentes españoles más importantes de este movimiento

Crítico de arte, experto en el siglo XX y las vanguardiasActualizado:

El artista. El arte óptico-cinético, tan valorado en los ambientes artísticos y culturales nacionales e internacionales durante el pasado siglo XX y primeras décadas del XXI, halla una digna presencia en nuestra región castellano-manchega tras la apertura del Museo Francisco Sobrino de Guadalajara. Fue en marzo de 2015 cuando abrió sus puertas la referida sede museística dedicada a mostrar con carácter monográfico el trabajo y las distintas facetas que conformaron la creación del artista Francisco Sobrino Ochoa, nacido en Guadalajara el 19 de febrero de 1932 y fallecido en Bernay (Francia) el 10 de mayo de 2014. Sobrino, cuyo arte surgió a lo largo de más de cinco décadas, vividas y desarrolladas entre Argentina, Francia y España, para quienes no lo conozcan, fue uno de los exponentes artísticos más importantes que ha tenido nuestro país en el movimiento óptico-cinético internacional.

El artista, tras su formación en la Escuela Nacional de Bellas Artes de Buenos Aires y primeros devaneos pictóricos en Argentina, se instala en 1959 en París donde se reencuentra con sus antiguos compañeros de estudios, los argentinos Julio Le Parc, Moyano, Demarco y García Rossi. Junto a ellos analiza y debate sus experiencias, precisando sus diferencias con la obra de su mentor Vasarely.

Sobrino, ya en París, deja atrás su etapa inicial argentina representada mediante una peculiar figuración abstacto-geométrica y opta por expresar su arte a través de formas geométricas puras en las que los elementos y la cromática, siguiendo un orden creciente o decreciente, van evolucionando y originando nuevas formas y un movimiento virtual y visual en la composición. En 1960 funda junto a sus colegas argentinos y los franceses Morellet, Yvaral y Stein el Centre de Recherche d´Art Visuel (CRAV) que un año después pasaría a llamarse (Groupe de Recherche d´Ar Visuel (GRAV).

Por medio de este grupo de investigación del arte visual el referido conjunto de artistas, además de dar a conocer sus propuestas plásticas de manera colectiva, también mostraban sus intervenciones, manifiestos, análisis y sus textos en las calles y lugares públicos parisinos. La actividad y creación colectiva del GRAV concluyó con la clausura del grupo en 1968. Paralelamente Sobrino, al igual que sus colegas del GRAV, vino desarrollando una intensa y productiva creación individual en la que a lo largo de casi 50 años surgieron cuantiosa piezas entre pinturas, dibujos y grabados elaborados sobre papel, cartón, madera o tela en gouache, óleo y acrílico y esculturas realizadas en metacrilato (transparente, blanco, negro y color), en aluminio o en acero inoxidable. Conjunto de piezas (pinturas y esculturas) en las que proyectó elementos modulares, estructuras permutacionales, progresiones y sistematizaciones en obras bidimensionales y esculturas; desplazamientos inestables en pinturas y relieves; cajas de luz-color y luz rotación elaboradas con material óptico, metacrilato y otros en composi ciones esculturales; alteraciones y relaciones pictóricas; proyecciones de formas lumínico-cinéticas en metacrilato transparente; vitrales y rotaciones progresivas y evolutivas; formas virtuales y relaciones en esculturas y relieves; volúmenes, estructuras permutacionales, espacios indefinidos y torsiones en esculturas, desplazamientos lineales y transformaciones inestables visibles en sus evoluciones de formas; movimiento mecánico y eléctrico o también con resorte en el que interviene de forma manual el espectador, pulsaciones y trasmisión de movimiento, etc.

Trabajos, facetas, conceptos y maneras de hacer con las que el artista pretendía involucrar y hacer partícipe de su creación al espectador. Piezas que en su conjunción y unidad ayudaron a encumbrar el arte y la labor de Sobrino. Obras que propiciaron crearle una posición privilegiada dentro del movimiento óptico cinético mundial. De ahí que nuestro artista después de exhibir su creación a lo largo de cinco décadas en más de quinientas exposiciones en galerías e instituciones de todo el mundo, goce hoy de un excepcional prestigio internacional y a través de su obra se halle representado en grandes e importantes espacios museísticos como la Tate Gallery de Londres, el Centro Pompidou de París, la Fundación Peggy Guggenheim de Venecia, el Museo de Tel Aviv de Israel, el Museo de Escultura al Aire Libre y el Museo Nacional Reina Sofía ambos de Madrid, el Albright Knox Museum de Buffalo, la Hirschhorn Collection de Washington, la Beacon Collection y el Fine Arts Museum de Boston, estos últimos de Estados Unidos.

El Museo

El interés de Francisco Sobrino por incrementar la presencia de su obra en su ciudad natal, Guadalajara, le llevó en diciembre de 2008 a firmar un acuerdo con el Ayuntamiento para crear el Museo Francisco Sobrino teniendo como sede el antiguo Matadero Municipal de Guadalajara. Este edificio histórico fue remodelado y adaptado para su actual uso por el arquitecto Moreno Mansilla. El Museo se inauguró en marzo de 2015 y cuenta con los siguientes espacios y obras:

Un amplio patio o plaza central recibe al visitante y permite el acceso a través de un atractivo habitáculo que sirve de recepción. Allí da comienzo el itinerario por los espacios del Museo Sobrino, artista que nos da la bienvenida por medio de una fotografía en gran formato con la que parece invitarnos a la visita. Junto a la imagen de Sobrino se ubica una de sus más importantes piezas entre las expuestas en esta institución Progresión-sistematización línea-color de 1980, obra que es un claro ejemplo de su actividad inicial cinética y del desarrollo de su serie de progresiones y sistematizaciones. Justo el muro de enfrente, mediante notas curriculares, viene a documentar al visitante sobre la biografía y trayectoria del artista.

Continuando con la visita, accedemos a la sala principal del Museo donde hallamos una bien distribuida selección de piezas representativas de cada una de las facetas pictórico-escultóricas de Sobrino. En la pared de la izquierda encontramos colgadas un conjunto de pinturas elaboradas en gouache que ejemplifican su labor en el desarrollo de la progresión, evolución y oposición de formas y tonos. Trabajos iniciales realizados en 1959.

Les siguen otras piezas como Progresión alternativa cromática de formas, en acrílico y Relieve forma-color, de 1969 en metacrilato de ocho colores, una evolución modular de cuadrados, ejemplo de sus desplazamientos inestables. Siguiendo con la obra bidimensional expuesta, en la pared de la derecha hay piezas fundamentales como Desplazamiento sistemático y evolución de una forma (Movimiento virtual), relieve en metacrilato de 1994 a la que se suman: un relieve Progresión creciente-decreciente de 1989, en metacrilato blanco-negro, un Vitral, círculos concéntricos en evolución y en espiral de 1997 en acrílico y un Desplazamiento sistemático línea-color de 2003 en técnica mixta. Distribuidas en el centro de la sala se exhiben varias esculturas representativas de sus Estructuras permutacionales en acero inoxidable y aluminio, de sus Espacios indefinidos, de sus Laberintos y Desplazamientos inestables en metacrilato blanco, negro, transparente y color. Completa este gran espacio una instalación óptico-cinética en cuyo interior el espectador mediante un juego de espejos pasará a formar parte de la acción. Cabe mencionar, aunque está fuera de sala, una Fuente de luz. Formas lumínico-cinéticas de 1996 en metacrilato transparente.

Sede del Museo Francisco Sobrino, antiguo madatero municipal de Guadalajara
Sede del Museo Francisco Sobrino, antiguo madatero municipal de Guadalajara

Sigue la visita a través de una galería donde se muestran una selección de grabados de Sobrino junto a una interesante pieza Blanco sobre blanco. Rotaciones de 1993. Este pasillo da acceso a un espacio destinado a talleres infantiles desarrollados en torno a la obra de Sobrino, sala de proyección y otras actividades. Continúa el recorrido por una puerta de acceso a la sala de exposiciones temporales. En ella, con periodicidad bimensual, gracias a la certera e impecable dirección y coordinación de Pedro Pradillo, responsable del Museo Sobrino, tienen lugar muestras temporales de artistas de ámbito nacional, además de conferencias y conciertos, lo que hace que esta sede museística permanezca activa durante todo el año.