La revolución femenina de los últimos años aún no ha llegado a la clase política
La revolución femenina de los últimos años aún no ha llegado a la clase política - Juan Flores

Los partidos, pese a su discurso, están muy muy lejos en igualdad

Apenas el 31,25% de las listas de los 5 grandes partidos en los municipios con más de 10.000 vecinos de Castilla-La Mancha están lideradas por una mujer

Actualizado:

A lo mejor habría que inventar una palabra para definir la contradicción entre lo que los políticos dicen día tras día en sus discursos de lo que, en realidad, acaban haciendo. O, quizá, ya exista, aunque no sea tanto una palabra como un refrán: «Dime de lo que presumes y te diré de lo que careces».

No cabe duda de que en los últimos años estamos viviendo una auténtica revolución femenina. Cada 8 de marzo, millones de mujeres (y hombres también) salen a la calle para exigir igualdad. A la cabeza de esas manifestaciones siempre hay políticos, sobre todo de izquierdas, que sin ningún disimulo quieren patrimonializar su lucha, a la vez que acusan a la derecha de no tener tan presentes a las mujeres como ellos.

Sin embargo, ¿cuál es la realidad? ¿Es verdad que esa revolución femenina ha llegado a los partidos políticos? ¿Es cierto que en la izquierda hay más mujeres dirigentes que en la derecha? Las respuestas sorprenden.

ABC ha realizado un estudio analizando las candidaturas de los cinco grandes partidos (PSOE, PP, Ciudadanos, Podemos y Vox) en los 38 municipios de Castilla-La Mancha que tienen más de 10.000 vecinos censados. En total, son 176 candidatos a la Alcaldía (Ciudadanos, Podemos y Vox no se presentan en todas la localidades).

Pues bien, de ellos hay 121 hombres y 55 mujeres. Es decir, que estas solo representan el 31,25 por ciento del total. Obviamente, el dato no concuerda con lo que pregonan los partidos, pero lo peor es que hay muchísimos más que tumban su discurso.

Por ejemplo, en ninguno de los 38 municipios hay un pleno de mujeres candidatas y estas solo son mayoría en seis poblaciones: Ciudad Real, Cuenca, Azuqueca de Henares, Alcázar de San Juan, Seseña y Yuncos.

Gordo y Tortuero

En la actualidad, en solo diez de los 38 municipios analizados la alcaldesa es una mujer: Toledo (Milagros Tolón), Ciudad Real (Pilar Zamora), Puertollano (Mayte Fernández), Tomelloso (Inmaculada Jiménez), Alcázar de San Juan (Rosa Melchor), Miguelturra (Victoria Sobrino), Alovera (Purificación Tortuero), Socuéllamos (Pruden Medina), Ocaña (Remedios Gordo) y Yuncos (Josefa Gallego). Son siete del PSOE, dos del PP y una de Alternativa Alovera. Además, de las diez, solo dos (Gordo y Tortuero) llevan desde 2011 y ahora aspiran a un tercer mandato.

Comprobado que la revolución femenina aún no ha llegado a la clase política, la siguiente cuestión a tratar es ver si hay muchas diferencias entre los partidos. Pues bien, el PSOE es el que tiene más candidaturas encabezadas por una mujer, pero estas solo representan el 36,8 por ciento del total. El resto de partidos ronda el 30 por ciento: Podemos (31,4%), Ciudadanos (30,6%), PP (28,9%) y Vox (27,6%).

Con estos porcentajes, parecen evidente dos conclusiones. La primera es que en la izquierda no mandan más mujeres que en la derecha, ya que, aunque el PSOE está a la cabeza, la diferencia con el resto es exigua. La segunda es que, en los cinco partidos, el número de féminas que son o aspiran a ser alcaldesas es muy parecido: apenas hay nueve puntos porcentuales entre todos.

Otro análisis posible sería el de comparar las elecciones municipales de 2015 con las de ahora. Pues bien, tampoco hay muchas diferencias. El PSOE ha pasado de un 34,2 a un 36,8% de candidaturas encabezadas por mujeres. El PP crece más, pero es que estaba mucho más atrasado: de un 18,4 a un 28,9%. En Ciudadanos (de un 26,1 a un 30,6%) y Podemos (de un 27,7 a un 31,4%), los porcentajes son muy similares. Mientras, Vox es el único que retrocede (de un 37,5 a un 27,6%), pero hay que señalar que en las elecciones de 2015 solo presentó candidatura en ocho municipios.

Albacete como símbolo

Albacete, la ciudad más grande de Castilla-La Mancha, bien podría ser el símbolo de esta fallida revolución femenina en la política. A la alcaldía concurren hasta diez candidaturas y ninguna de ellas está liderada por una mujer.

Cuenca es otra ciudad que también merece un comentario. Hasta la fecha, ninguna fémina ha ostentado el bastón de mando. Ahora el PP, partido que gobierna, presenta a Luz Moya como cabeza de lista. Igual que en Toledo, donde los populares han elegido como número uno a Claudia Alonso, su primera mujer al frente.