El rey Felipe recibió el miércoles a la presidenta del Congreso, Meritxell Batet
El rey Felipe recibió el miércoles a la presidenta del Congreso, Meritxell Batet - EP

El Rey tendría que citar a los presos por imperativo legal

Si Batet los incluye en la lista, la Constitución obliga a Don Felipe a convocarles a la ronda

MadridActualizado:

El Rey tendrá que convocar por imperativo legal a todos los representantes de los partidos políticos que figuren en la lista confeccionada por la presidenta del Congreso de los Diputados, Meritxell Batet, que es la tercera autoridad del Estado y cuyo poder es enorme en estos momentos postelectorales, con un Gobierno en funciones. Por lo tanto, si Batet incluye a los diputados presos en dicha lista, Don Felipe tendrá que incluirles en la ronda de consultas, en cumplimiento de la Constitución.

El artículo 99.1 establece que el Rey debe proponer al candidato a la presidencia del Gobierno «previa consulta con los representantes designados por los grupos políticos con representación parlamentaria». Por lo tanto, Don Felipe tendrá que citar a los representantes que cada partido haya designado para asistir a la ronda de consultas.

No hay que ser diputado

La Constitución no especifica que los representantes de los partidos tengan que ser diputados. De hecho, Xabier Arzallus participó en una ronda de consultas con Don Juan Carlos en 1982, cuando ya no era diputado. Tampoco lo era Josep Lluis Carod-Rovira (ERC) en 2004, ni Javier Fernández (PSOE) y Javier Esparza (UPN) en la pasada legislatura.

Por lo tanto, incluso en el momento en el que los parlamentarios presos sean suspendidos en sus funciones, sus formaciones podrían intentar incluirlos en la ronda de consultas, a no ser que también sean suspendidos para cualquier actividad pública. No obstante, si Batet incluye a algún diputado preso en la lista que entregue al Rey, Don Felipe tendría que incluirlo en el calendario de consultas y convocarle a La Zarzuela.

Batet tiene previsto llevarle la lista con los nombres la próxima semana, después de la triple cita electoral del domingo. Cuando Don Felipe tenga la lista en su poder, podrá elegir libremente el calendario de las consultas. La ley no establece plazos para que convoque la ronda, aunque previsiblemente lo hará la primera semana de junio. Esa será su sexta ronda de consultas en cinco años de reinado.

La Justicia

A partir de ese momento, todo dependerá del Tribunal Supremo, que todavía podría evitar que los diputados presos acudieran al Palacio de La Zarzuela. Estos diputados tendrían que pedir autorización al Tribunal Supremo para abandonar la prisión y acudir a su encuentro con el Jefe del Estado. En ese momento, el Supremo deberá decidir si autoriza o no la salida, y tendrá que valorar si la representación del partido la puede ejercer cualquier otra persona.

Hasta ahora, solo JxCAT ha manifestado su deseo de que sea su cabeza de lista, Jordi Sànchez, en prisión provisional, quien le represente en la ronda de consultas del Rey. ERC, sin embargo, mantiene su discurso habitual de los últimos años: aseguran que no reconocen al Rey como interlocutor válido y, por lo tanto, han decidido autoexcluirse de las consultas. Esto demostraría que el supuesto acatamiento de la Constitución que hicieron el martes en las Cortes fue falso.

Tras las últimas elecciones generales, trece formaciones obtuvieron representación en el Congreso. No obstante, la lista que Batet entregue al Rey podrá incluir un número mayor o menor de representantes políticos, ya que algunas de estas formaciones políticas están compuestas por varios partidos, como Podemos, que podrían ser convocados por separado.

Don Felipe encontrará varios rostros nuevos en la próxima ronda de consultas, como los de los líderes del PP, Pablo Casado, y de Vox, Santiago Abascal, así como los representantes que designen el Partido Regionalista de Cantabria (PRC) y Navarra Suma, entre otros.