Don Felipe y Doña Sofía, ayer a la salida del hospital - Belén Díaz Alonso

Don Juan Carlos se recupera en la UCI tras la operación en la que le realizaron tres bypass

El Hospital Quirón hará público este mediodía un nuevo parte médico

Última hora de la operación del Rey Juan Carlos I: respira sin ayuda y ha empezado a comer

MadridActualizado:

El Rey Don Juan Carlos superó ayer «con éxito» la operación de corazón a la que fue sometido en el Hospital Quirón de Pozuelo de Alarcón. Un equipo médico, dirigido por el doctor Alberto Forteza, jefe del Servicio de Cirugía Cardiaca del hospital, realizó tres bypass aorto-coronarios a Don Juan Carlos, de 81 años, en una intervención que transcurrió «sin incidencias», según los facultativos, y en la que, según el Rey, «todo ha ido perfecto».

Tras la operación, que terminó alrededor de las tres de la tarde -y debió empezar en torno a las diez de la mañana (no se informó de la hora)-, Don Juan Carlos fue trasladado a la Unidad de Cuidados Intensivos para control postquirúrgico, «como es habitual en este tipo de procedimientos», según indicaba el escueto comunicado de nueve líneas que hizo público el hospital a través de su gerente, la doctora Lucía Alonso. Hasta este mediodía no habrá un nuevo «parte médico», añadió.

Almuerzo en la cafetería

Una vez en la UCI, Don Juan Carlos recibió la visita de su hijo, el Rey, y de la Reina Doña Sofía, que pasaron a verle un momento. Ambos llegaron a la clínica poco antes de la una de la tarde, cuando la operación estaba «en marcha», según indicó Don Felipe, y se quedaron a almorzar en la cafetería del hospital, a la espera de que los médicos terminaran de operar a Don Juan Carlos.

Durante su estancia en el hospital, el Rey estuvo acompañado por el jefe de su Casa, Jaime Alfonsín; el secretario general, Domingo Martínez Palomo, y el consejero diplomático, Alfonso Sanz Portolés, que también fue jefe de la Secretaría de Don Juan Carlos hasta que el padre del Rey decidió retirarse de la vida pública el pasado 2 de junio.

Después de visitar a Don Juan Carlos en la UCI y de hablar con los cirujanos, Don Felipe y Doña Sofía abandonaron el hospital sonrientes y aparentemente tranquilos. Fue entonces cuando los Reyes atendieron a los medios de comunicación que esperaban en la puerta del centro sanitario. «La verdad es que ha ido todo perfecto», dijo Don Felipe.

La «horquilla previsible»

Añadió que la operación había transcurrido «dentro del tiempo previsto, dentro de la horquilla previsible» y que no había habido «ninguna complicación». «Estamos muy contentos con el trabajo del equipo médico, del cirujano», concluyó, y Doña Sofía, que dijo estar «tranquila», añadió: «Está en buenas manos».

Preguntados sobre el ánimo con el que Don Juan Carlos había entrado en el quirófano, el Rey respondió: «Ya lo visteis vosotros. Como es él, animado y dándonos tranquilidad». Don Felipe aludía al mensaje que Don Juan Carlos transmitió la noche del viernes, cuando ingresó en el hospital. Al ver que había un grupo de periodistas y cámaras en la puerta, Don Juan Carlos pidió al conductor del vehículo en el que viajaba que diera marcha atrás para ponerse a la altura de los informadores, bajó la ventanilla, les saludó con un «buenas noches» y agregó: «Me veréis a la salida».

La visita de Doña Letizia

El Rey también confirmó que en los próximos días Doña Letizia y sus hijas, la Princesa de Asturias y la Infanta Sofía, acudirán a ver a Don Juan Carlos. «En cuanto pueda recibir visitas, estaremos todos por aquí», respondió.

Además, antes de abandonar el hospital, la Reina Doña Sofía preguntó a los periodistas si habían podido comer, y se le respondió que el hospital había ofrecido algunos bocadillos y sandwiches a la prensa. Don Felipe bromeó y expresó su confianza en que no hubieran tenido que esperar durante todo el día al sol las noticias sobre la operación.

Ni Don Felipe ni el comunicado del hospital precisaron cuánto tiempo duró la operación a la que fue sometido Don Juan Carlos. No obstante, el Rey aseguró que se prolongó dentro de la «horquilla previsible» y, según fuentes médicas consultadas por ABC, lo habitual son unas cinco horas para la realización de tres baipases.

A diferencia de las intervenciones anteriores de Don Juan Carlos, en esta ocasión, tanto la Casa del Rey como el hospital están ofreciendo muy poca información a la opinión pública. En lo que sí inciden, tanto La Zarzuela como Quirón, es en el hecho de que la operación realizada ayer fue programada el pasado mes de junio, cuando Don Juan Carlos se hizo la última revisión médica periódica anual y le diagnosticaron una dolencia cardiaca que debía ser corregida con tres baipases aorto-coronarios.

Lo llamativo es que, a pesar de ese diagnóstico, Don Juan Carlos se fue en agosto a Finlandia para competir en una regata y revalidar allí su título de campeón mundial de vela en la clase 6M. Ahora, cuando salga de la UCI, espera a Don Juan Carlos un largo periodo de convalecencia que incluye un programa de rehabilitación cardiaca.