El enigma del tiburón de diez metros habitual en Canarias

Avistamientos y satélites ayudan a rastrear a gigantes oceánicos que pasan por las islas

CanariasActualizado:

El tiburón de peregrino, una especie que ronda los diez metros, es uno de los peces más antiguos del mundo. Los científicos afirman que es el segundo más grande del mundo al tiempo que, supuestamente, inofensivo, tiene en las islas Canarias uno de los espacios más frecuentes en su ruta para vivir.

«Es un tiburón que sigue siendo muy misterioso», explica la oceanógrafa Alexandra Rohr, del equipo de investigación francés APECS, que estudia los elasmobranquios, es decir, los peces cartilaginosos.

Al igual que el pez más grande del mundo, el tiburón ballena y el tiburón bocazas, que es más pequeño, el tiburón peregrino no es un depredador. Se ganó su nombre común por sus movimientos lánguidos cerca de la superficie del agua, y come plancton, que se filtra a través de ranuras branquiales que rodean su cabeza.

Su ruta va desde Escocia a Canarias. En el camino, parada en Golfo de Vizcaya

La científica vive pendiente del Atlántico en las islas porque el tiburón peregrino tiene la costumbre de permanecer largas temporadas en aguas superficiales cálidas.

Los expertos tratan de saber aspectos como el número de ejemplares que hay. En un rastreo de 830 tiburones solamente se han detectado dos. Los tiburones están siendo monitorizados a 900 metros de profundidad con un sistema de transmisión. Los datos son captados por satélites cuando los animales suben algún día soleado.

Dado su tamaño, son avistados por pescadores. La ruta que se ha detectado es la que une Escocia con Canarias. Al regresar a Escocia, suelen aparecer en el Golfo de Vizcaya. Desde 2016, al menos siete ejemplares tienen transmisor. Forman parte de lalista roja de especies en peligro.