Arranz, el jefe de la Guardia Civil que «concluye» su mando en Canarias

En 1986 fue destinado a la Comandancia de Las Palma y desde entonces no ha dejado de trabajar en las islas. Tiene la Cruz de la Real y Militar Orden de San Hermenegildo, Cruz de la Orden al Mérito Militar, Cruz de la Orden del Mérito de Guardia Civil, Cruz al Mérito Policial y Medalla de la ONU

Las Palmas de Gran CanariaActualizado:

El jefe de la 152 Comandancia de la Guardia Civil de Las Palmas, Ricardo Arranz Vicario, anuncia formalmente este martes su salida de esta responsabilidad al alcanzarse ya varias décadas ininterrumpido del cuerpo. En Las Palmas está todas las unidades especializadas del cuerpo menos Montaña, que está en Tenerife.

El retiro es solamente una cuestión formal. El pasado mes de diciembre Arranz recordaba en una entrevista que «en la Guardia Civil, como en la Policía, nunca se archiva un caso, en muchas cosas por amor propio». En la Guardia Civil los suboficiales pasan a la reserva a los 61 años y se «retiran» a los 65 años.

Antes de ocupar su puesto en Las Palmas fue Jefe de la Comandancia de la Guardia Civil de la provincia de Santa Cruz de Tenerife, cargo que ocupó desde noviembre de 2006 a ocubre de 2012. Arranz ha desempeñado diversos puestos, entre ellos, el de comandante Jefe del Sector de Tráfico de Canarias y comandante Jefe de Operaciones e Investigación (segundo jefe) de la Comandancia de Tenerife.

Trayectoria

Este guardia civil hijo de un coronel de Infantería ingresó en 1978 en la XXXVII Promoción Academia General Militar como caballero cadete del cuerpo de la Guardia Civil, obteniendo el empleo de teniente de la Benemérita en julio de 1982.

Al salir de la Academia fue destinado a la Comandancia de Huesca donde pasó a mandar la Sección de Esquiadores-Escaladeros de Jaca. Un lugar done pudo observar las calamidades del invierno con aludes en algunas estaciones.

«Son unidades donde hay mucha relación entre todos los componentes; pero había mucho compañerismo porque había que llegar al sitio y socorrer, tirando de camillas a hombros, y eso crea un ambiente muy bonito», rememora.

«Cuestión de suerte»

En 1986 fue destinado a la Comandancia de Las Palmas de Gran Canaria, como jefe de la sección del Puerto del Puerto de La Luz y de Las Palmas. «Estuve mandando el servicio de información y el servicio antidroga se vívían también esas circunstancias; pero es ley de vida», recuerda.

«Echamos la carne en el asador y si nos acompaña la suerte un poquito; pero hay que buscarla y trabajarla. Y hay que tener suerte. Se procura en caliente buscar las primeras pesquisas, elementos sospechosos, el sospechoso principal, y si las cosas se encaminan bien, con suerte, se concluye», apunta Ricardo Arranz Vicario.

.