Los dos mayores hospitales de Aragón, el Clínico y el Miguel Servet, entre los más colapsados
Los dos mayores hospitales de Aragón, el Clínico y el Miguel Servet, entre los más colapsados - Fabián Simón
Sanidad

Remite el colapso en los hospitales por la gripe tras suspenderse más de 75 operaciones en quirófanos

La menor afluencia de enfermos a Urgencias reduce la saturación

Roberto Pérez
ZaragozaActualizado:

El colapso en el que se encuentran sumidos los principales hospitales públicos de Aragón ha ido remitiendo en las últimas horas. Este jueves se apreció ya una sustancial menor afluencia de enfermos a las Urgencias respecto al pico máximo que se registró durante el fin de semana del 7 y 8 de febrero. Esto ha permitido ir rebajando la presión asistencial y aliviar el colapso hospitalario, aunque este jueves tuvieron que volver a suspenderse operaciones en quirófanos.

Son más de 75 las intervenciones quirúrgicas que estaban programadas y que han tenido que suspenderse en los tres últimos días. La razón: la falta de camas libres y el colapso de los medios asistenciales de los principales hospitales de la región impedían mantener al máximo rendimiento los quirófanos.

La situación ha ido remitiendo. Así, frente a las más de 20 operaciones que tuvieron que suspenderse el lunes, martes y el miércoles en varios hospitales de referencia de la Comunidad, este jueves se anularon una docena más.

La Consejería de Salud cree que la situación recuperará la normalidad a partir de este fin de semana, una vez que haya pasado el récord de afluencia de enfermos a urgencias, producido por el efecto del frío y la gripe. Eso sí, no se descarta que vuelva a repuntar, porque aunque Aragón ha alcanzado la tasa epidémica de gripe, está todavía por debajo de la que se da en otras comunidades autónomas vecinas.

El episodio que han vivido los principales hospitales aragoneses han generado una oleada de críticas contra la Consejería de Sanidad del Gobierno aragonés, tanto desde sindicatos como desde los partidos de la oposición. Estos acusan al Ejecutivo autónomo de falta de previsión, de no haber incrementado las plantillas y adaptado los medios asistenciales a este repunte de la asistencia sanitaria que se produce todos los años coincidiendo con las fechas de máxima incidencia de la gripe.