Griñán oculta su apoyo a Chacón para no ser impugnado como presidente del congreso

iseña una alternativa que culmina hoy con la fiesta que la «número dos» del PSOE andaluz dará a la ex ministra

Actualizado:

GABRIEL SANZ

MADRID

Como cabía esperar, la «batalla final» del 38 Congreso del PSOE está teniendo lugar en Andalucía. No solo porque Sevilla reúne, desde mañana hasta el domingo, a los 956 delegados de toda España que decidirán este sábado el nombre del futuro secretario general, sino porque Alfredo Pérez Ru-balcaba y Carme Chacón mantienen a esta hora una dura pelea en esa federación por hacerse con la mayoría de los 234 delegados que aporta.

El día de ayer amanecía con informaciones que apuntaban a que el presidente de la Junta y secretario general del PSOE-A, José Antonio Griñán, iba a cambiar de opinión por segunda vez —primero dijo que se decantaría, luego que no— y anunciaría, de forma inminente, su apoyo a la ex ministra. Algo que hubiera sido muy «problemático», según reconocía el alcalde de Zaragoza, Juan Alberto Belloch, afín a la ex ministra.

El propio Griñán se encargó de negarlo a primera hora en Huelva. Según ha podido saber ABC, lo hizo tras desconvocar una reunión que había convocado con los ocho secretarios provinciales para «arropar» políticamente su apoyo a Chacón. Esa cita física no llegó a producirse pero sí una «ronda telefónica» de Griñán con los ocho, entre ellos el sevillano José Antonio Viera, y el gaditano González Cabaña, declarados partidarios de Rubalcaba. Estos le advirtieron de que no atizara más la división en la federación andaluza porque si rompía la «neutralidad activa» era impugnable como presidente del 38 Congreso.

Fiesta para Chacón

No hubo una previa conversación telefónica de Rubalcaba con Griñán, porque no hizo falta después del mensaje de Viera y Cabaña. Pero Griñán no se dio por vencido y diseñó otra estrategia: un pronunciamiento en cascada de delegados y de los cargos regionales más importantes. La presidenta del PSOE-A, Rosa Torres, declaró inmediatamente que se le «nota mucho» que quiere a Chacón de secretaria general. Por la noche, las ocho delegaciones fueron pronunciándose por goteo. Huelva y Granada emitieron comunicados de apoyo mayoritario a la ex ministra sin cuantificar, mientras que 11 de los 24 delegados de Cádiz firmaron un «pre-aval» a Chacón; igual que 21 de los 22 de Málaga, y 12 de los 20 de Córdoba. La estrategia acaba hoy con una declaración de la secretaria de Organización del PSOE-A, Susana Díaz, durante una fiesta que van a dar a la ex ministra unos 40 alcaldes de Sevilla, más de 70 secretarios generales locales y los 33 delegados sevillanos «chaconistas» al 38 Congreso, en un acto que se celebrará en los Jardines de la Buhaira.

No estarán ahí Viera ni los otros 21 delegados sevillanos «rubalcabistas», 13 de ellos alcaldes que ayer hicieron público un manifiesto de apoyo al ex candidato a la Presidencia del Gobierno para que sea secretario general del PSOE. Lo firman los alcaldes de Dos Hermanas, Francisco Toscano; Alcalá de Guadaira, el senador Antonio Gutiérrez Limones; y también los regidores de Alcalá del Río, La Rinconada, Camas, Coria del Río, Salteras, Umbrete, Huevar del Aljarafe, Castilleja de la Cuesta, Morón de la Frontera, Las Cabezas de San Juan y de El Viso del Alcor, así como por los portavoces municipales del PSOE en Mairena del Alcor y Utrera.

Fuentes próximas a Rubalcaba creen que a Griñán le está empujando al abismo el entorno de Chacón. «Se les fue la mano» porque no calibraron el escándalo que supondría impugnar al presidente del 38 Congreso ante los más de 3.000 asistentes (incluidos periodistas y delegaciones nacionales e internacionales).

Las espadas están en todo lo alto, como lo demuestra el difícil equilibrio que ha tenido que hacer el secretario de Organización del PSOE, Marcelino Iglesias, a la hora de configurar el organigrama del 38 Congreso. La influyente comisión sobre «Modelo de partido», la cual definirá cómo quedan las primarias en los estatutos, va a estar presidida por el «rubalcabista», Rafael Simancas. La ponente va a ser la «chaconista» andaluza Susana Díaz, mano derecha de Griñán, y como ponentes adjuntos han sido designados el secretario general del PSOE en Castilla y León, Óscar López, por parte de Rubalcaba; y José Manuel Caballero, secretario de Organización del PSOE castellano-manchego, y «mano derecha» de José María Barreda, por parte de Chacón.

Comisiones sin presidente

Esos equilibrios que, según confesaban fuentes cercanas a Iglesias, han llevado a Matilde Fernández —que apoya a Chacón— a presidir la Comisión de «Bienestar Social». Aún no se han decidido los presidentes de las otras dos comisiones, aunque sí los ponentes, que defenderán en las mismas la ponencia original con las enmiendas que se hayan incorporado antes del Congreso. Ese papel recaerá en el ex ministro y redactor de la ponencia, Jesús Caldera, en el caso de la comisión sobre «calidad democrática»; y en el secretario de Economía del partido, Octavio Granado, en la comisión de «Economía y empleo».