Cascos será la tercera fuerza en la región y decidirá el Gobierno
ASTURIAS

Cascos será la tercera fuerza en la región y decidirá el Gobierno

Empate técnico entre el PSOE y el PP en el Parlamento, con cerca de un 30 por ciento de votos cada uno

MARIANO CALLEJA
Actualizado:

El Partido Popular está condenado a entenderse con Francisco Álvarez Cascos si quiere gobernar en el Principado de Asturias. El ex secretario general del PP estrenó el año con un portazo de película al partido de la gaviota, en cuanto tuvo la confirmación de que no sería su candidato para las elecciones autonómicas. Desde entonces, el pique entre Cascos y su partido de toda la vida fue a más, con sonoras acusaciones que causaban regocijo a un PSOE en decadencia, también en esta Comunidad Autónoma. Las urnas, sin embargo, pueden unir en el Gobierno al PP y al Foro Asturias, la formación impulsada por Cascos para competir en su región. Según la encuesta de Ikerfel para ABC, el PP logrará un 29,6 por ciento de los votos el próximo 22 de mayo en Asturias, frente al 23,8 por ciento de Foro. El PSOE arranca la campaña como partido vencedor, con un 30,1 por ciento en estimación de voto.

El resultado se presenta muy ajustado entre el PSOE y el PP, pero en cualquier caso parece claro que ninguno de los dos conseguirá mayoría absoluta en el Principado. Ambos necesitarán un pacto para tener la mayoría suficiente en la investidura de su candidato, y el único que puede darles esa mayoría sería el Foro Asturias, convertido en árbitro de la región. Según el reparto de escaños que fija Ikerfel en su barómetro, el PSOE logrará entre 14 y 16 diputados, mientras que el PP obtendrá entre 14 y 15. El Foro Asturias, en su primera participación en las elecciones autonómicas, parte con fuerza y llega a los 11 o 12 escaños. Izquierda Unida tendrá tres diputados y UPyD podrá conseguir uno.

La cuestión es saber qué pareja política elegirá Cascos después del 22-M. En el PP temen que en Asturias se repita la situación de Cantabria, donde Miguel Ángel Revilla (PRC) gobierna gracias al apoyo del PSOE, pese a que el partido ganador de las elecciones en 2007 fue el PP. Si los socialistas ofrecen la presidencia del Principado a Cascos, quizás éste sucumba a los encantos del poder, aunque sea de la mano de la izquierda. A muchos populares, sin embargo, les cuesta imaginarse siquiera ese pacto, ya que Cascos se ha identificado siempre con el ala dura del PP.

El Revilla asturiano

La otra opción sería un pacto entre el PP y Foro Asturias, aunque en este caso la candidata popular, Isabel Pérez Espinosa, no está por la labor de ceder la presidencia a la tercera fuerza política de la región. Aunque Espinosa no quiere hablar durante la campaña de posibles alianzas postelectorales, parece claro que el acuerdo de Gobierno no pasaría por ceder el poder a Cascos, y crear en Asturias la figura de un Revilla 2.

Si el PSOE pierde la Presidencia de esta Comunidad Autónoma, supondría la caída de otro de sus feudos clásicos, mientras que los populares completarían un mapa político controlado desde Galicia y Asturias, pasando por Castilla y León y la Comunidad de Madrid, y Castilla-La Mancha, según las encuestas, que terminaría en la Comunidad Valenciana, Murcia e Islas Baleares.

En el Parlamento autonómico asturiano la cuarta formación política será Izquierda Unida-Los Verdes, con el 9,4 por ciento de los votos, que se traducirán en tres diputados. Además, puede aparecer por primera vez Unión, Progreso y Democracia (UPyD), con un 2,8 por ciento de votos, traducidos en un escaño.

El voto masculino irá de manera mayoritaria al Foro Asturias: el 31,3 por ciento de los hombres votarán a Cascos, frente al 26,1 por ciento que lo harán por el PP, y el 25,4 por ciento que preferirá al PSOE. Las mujeres se decantan más por el candidato del PSOE, Javier Fernández, con el 35,1 por ciento. El 33,3 por ciento prefiere al PP y el 15,7 por ciento, a Cascos.

Por tramos de edad, los más jóvenes también prefieren como presidente autonómico a Cascos, así como los que tienen entre 35 y 44 años, mientras que el PP gana entre los que tienen más de 64 años.