Y Rajoy ganó Madrid

Estuvo a punto Casado de quemar su carrera política por hacer caso a los bravucones que le empujaron al abismo

Salvador Sostres
BarcelonaActualizado:

Sólo desde el centro se gana y en el extremo sólo se pierde. Tras la debacle del Partido Popular en las elecciones generales, Pablo prescindió de aznarismo y de sus truculentos terminales mediáticos para recuperar la mejor herencia, conservadora y moderada, del presidente Rajoy. Y así ha retenido la Comunidad y ha recuperado la capital, y cuando le daban por muerto ha ganado tiempo y crédito.

Ahí está el radicalismo Vox, decisivo en algunos feudos pero siempre desde una minoría casi residual; y derrapa en el gatillazo de lo que nunca eclosiona la oportunista estridencia de Ciudadanos.

Yo también sé gritar y tengo bastante gracia faltando a la izquierda. En algunos artículos me divierto mucho haciéndolo y me consta

Salvador SostresSalvador SostresArticulista de OpiniónSalvador Sostres